Esmeron®                                      

                 

Solución inyectable                                          

(Bromuro de rocuronio)

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

SOLUCIÓN INYECTABLE

Cada frasco ámpula contiene:

Bromuro de rocuronio 25 mg 50 mg............100 mg

Agua inyectable c.b.p. 2.5 ml 5  ml................10  ml

 

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

Relajante neuromuscular.

ESMERON® está indicado como coadyuvante de la anestesia general para facilitar la intubación tra­queal tanto en rutina y en inducción de secuencia rápida así como para conseguir la relajación de la musculatura esquelética en cirugía. ESMERON® está asimismo indicado como coadyuvante en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) para facilitar la intubación traqueal y la ventilación mecánica. También está indicado en pacientes que necesitan inducción de secuencia rápida y pacientes sometidas a cesárea.

 

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Propiedades farmacodinámicas: ESMERON® (bromuro de rocuronio) es un fármaco bloqueador neuromuscular no despolarizante de acción intermedia y con un comienzo de acción rápido que presenta todas las acciones farma­cológicas características de esta clase de fármacos (curariforme). Actúa compitiendo por los colinorreceptores de la placa motora terminal. Esta acción se antagoniza por los inhibidores de la acetilcolinesterasa como neostigmina edrofonio y piridostigimina.

La DE90 (dosis requerida para producir una depresión del 90% de la transmisión neuromuscular del pulgar a la estimu­lación del nervio cubital) durante la anestesia intra­venosa es aproximadamente de 0.3 mg/kg de peso corporal.

Durante los 60 segundos tras la administración intravenosa de una dosis de 0.6 mg de bromuro de rocuronio por kilo de peso corporal (2 x DE90 bajo anestesia intravenosa) se pueden obtener condiciones de intubación adecuadas en casi todos los pacientes de los que en 80% las condiciones de intubación se aprecian como excelentes. La parálisis muscular generalizada adecuada para cualquier tipo de cirugía se establece en dos minutos. La duración clínica (duración hasta la recuperación espontánea del 25% de la transmisión neuromuscular) con esta dosis es de 30 a 40 minutos. La duración total (tiempo hasta la recuperación espontánea de 90% de la transmisión neuromuscular) es de 50 minutos. El tiempo promedio de la recuperación espontánea de 25 a 75% de la transmisión neuromuscular (índice de recuperación) después de una dosis en bolo de 0.6 mg de bromuro de rocuronio por kilo de peso corporal es de 14 minutos.

Dosis inferiores a 0.3-0.45 mg de bromuro de rocuronio por kilo de peso corporal (1.0 a 1.5 x DE90) retrasan el comienzo de acción y acortan la duración de acción. Tras la administración de 0.45 mg por kilo de peso corporal se obtienen condiciones de intubación aceptables a los 90 segundos.

Durante la inducción de secuencia rápida de la anestesia con propofol o fentanilo/tiopental se alcanzan ­condiciones de intubación adecuadas en 60 segundos en 93 y 96% de los pacientes respectivamente tras una dosis de 1.0 mg de bromuro de rocuronio por kilo de peso corporal. En 70% de los casos las condiciones de intubación fueron exce­lentes. La duración clínica de esta dosis se aproxima a 1 hora momento en el cual el bloqueo neuromuscular puede ser revertido con toda seguridad. Tras una dosis de 0.6 mg de bromuro de rocuronio por kg de peso corporal se alcanzan condiciones de ­intubación adecuadas en 60 segundos en 81 y 75% de los pacientes durante la inducción de secuencia rápida de la anestesia con propofol o fentanilo/tiopental respectivamente.

Con dosis superiores a 1.0 mg de bromuro de rocuronio por kg de peso corporal las condiciones de intubación no mejoran de forma apreciable; sin embargo la duración clínica se prolonga. No se han estudiado dosis superiores a 4 x DE90.

La duración de acción de la dosis de mantenimiento de 0.15 mg de bromuro de rocuronio por kilo de peso corporal puede ser algo más larga bajo anestesia con enflurano e isoflurano en pacientes geriátricos y en pacientes con alteraciones hepáticas y/o renales (aproximadamente 20 minutos) que frente a pacientes sin deterioro de las funciones del órgano excretor bajo anestesia intravenosa (aproximadamente 13 minutos). No se han observado efectos acumu­lativos (aumento progresivo en la duración de acción) con dosis de mantenimiento repetitivas en el nivel recomendado.

Tras la infusión continua en la Unidad de Cuidados Intensivos el tiempo de recuperación del ratio del tren de cuatro a 0.7 depende de la profundidad del bloqueo al final de la infusión. Tras una infusión continua de 20 horas o más el tiempo medio entre la aparición de la segunda respuesta al tren de cuatro y la recuperación del ratio del tren de cuatro a 0.7 es aproximadamente de 1.5 (1-5) horas en los pacientes que no presentan fallo multior­gánico y de 4 (1-25) horas en los pacientes que presentan fallo multiorgánico.

En pacientes que deben someterse a cirugía cardiovascular las alteraciones cardiovasculares más comunes durante el comienzo de acción del bloqueo máximo tras una dosis de ESMERON® de 0.6-0.9 mg/kg de peso corporal son un aumento ligero y clínicamente insignificante de
la frecuencia cardiaca de hasta 9% y un incremento de la presión sanguínea arterial promedio de hasta 16% respecto a los valores control.

La administración de inhibidores de la acetilcolinesterasa como neostigmina piridostigmina o edrofonio antagoniza la acción de ESMERON®.

Propiedades farmacocinéticas: Tras la administración intravenosa de una dosis en bolo única de bromuro de rocuronio la concentración plasmática sigue tres fases exponenciales.

En adultos normales el promedio (intervalo de confianza de 95%) de la vida media de eliminación es de 73 ± (66-80) minutos el volumen aparente de distribución en el equilibrio es 203 (193-214) ml/kg y el aclaramiento plas­mático es 3.7 (3.5-3.9) ml/kg/min.

En estudios controlados el aclaramiento plasmático en pacientes geriátricos y en pacientes con insuficiencia renal estaba reducido sin que alcanzase no obs­tante en la mayoría de los estudios niveles estadísticamente signifi­cativos. En pacientes con insuficiencia hepática el promedio de la vida media de eliminación se prolonga 30 minutos y el aclaramiento plasmático medio se reduce en
1 ml/kg/min.

Cuando se administra en infusión continua para facilitar la ventilación mecánica durante 20 horas o más el promedio de la vida media de eliminación y el volumen aparente de distribución en estado de equilibrio (promedio) aumenta. En los estudios clínicos controlados se observa una gran variabilidad entre pacientes según la naturaleza e importancia del fallo multiorgánico y las características de los pacientes. En los pacientes con fallo multiorgánico se observó un promedio (± SD) de la vida media de eliminación de 21.5 (± 3.3) horas un volumen aparente de distribución en estado de equilibrio de 1.5 (± 0.8) l/kg y un aclaramiento plasmático de 2.1 (± 0.8) ml/kg/min.

Rocuronio se excreta en orina y bilis. La excreción urinaria se aproxima a 40% a las 12-24 horas. Tras la inyección de una dosis de bromuro de rocuronio marcado con radioisótopo la excreción media es de 47% en orina y 43% en heces tras 9 días. Aproximadamente 50% se recupera en su forma inalterada.

 

CONTRAINDICACIONES:

Reacciones anafilácticas precedentes en relación al rocuronio o al ion bromuro.

 

PRECAUCIONES GENERALES:

Dado que ESME­RON® provoca la parálisis de la musculatura respiratoria la ventilación mecánica es obligatoria en pacientes tratados con este medicamento hasta que se restaure la respiración espontánea adecuada. Al igual que ocurre con los demás fármacos bloqueadores neuromusculares es importante prever las dificultades de la intubación en particular cuando se utiliza la inducción de secuencia rápida.

Se han descrito reacciones anafilácticas de los fármacos bloqueadores neuromusculares en general. Siempre deberán tomarse las precauciones necesarias para tratar dichas reacciones. Conviene tomar precauciones especiales particularmente en el caso de reacciones anafilácticas anteriores a fármacos bloqueadores neuromusculares dado que se han descrito reacciones alérgicas cruzadas a fármacos bloqueadores neuromusculares.

Niveles de dosis superiores a 0.9 mg de bromuro de rocuronio por kilo de peso corporal pueden incrementar la frecuencia cardiaca; este efecto puede contrarrestar la bradicardia producida por otros agentes anestésicos o por estimulación vagal.

En general se ha informado del bloqueo neuromuscular prolongado y/o debilidad muscular tras el uso continuo de relajantes musculares en la Unidad de Cuidados Intensivos. Para prevenir una posible prolongación del bloqueo neuromuscular y/o una sobre dosificación se recomienda monitorear la transmisión neuromuscular en su transcurso. Además los pacientes deben recibir una analgesia y sedación adecuadas. Asimismo los bloqueadores neuromusculares deben administrarse en dosis adecuada­mente ajustadas a cada paciente por y bajo la supervisión de clínicos expertos familiarizados con sus acciones y con sus técnicas de monitoreo neuromuscular apropiadas.

Dado que ESMERON® se utiliza siempre con otros fármacos y dada la posibilidad de hipertermia maligna durante la anestesia incluso en ausencia de agentes inductores conocidos los clínicos deben estar familiarizados con los síntomas precoces el diagnóstico confirmatorio y el tratamiento de la hipertermia maligna antes de iniciar cualquier antestesia. En los estudios con animales ESMERON® no mostró ser un factor inductor de la hipertermia maligna.

Las siguientes condiciones pueden influir en la farmacocinética y/o farmacodinamia de ESMERON®:

Enfermedades hepáticas y/o del tracto biliar e insuficiencia renal: Dado que el rocuronio se excreta en orina y bilis ESMERON® debe utilizarse con precaución en pacientes con enfermedades hepáticas y/o del tracto biliar y/o insuficiencia renal clínicamente significativas. En estos grupos de pacientes se ha observado una acción prolongada con dosis de 0.6 mg de bromuro de rocuronio por kilo de peso corporal.

Tiempo de circulación prolongado: Condiciones asociadas a un tiempo de circulación prolongado como enfer­medad cardiovascular edad avanzada y el estado edemato­so que producen un aumento del volumen de distribución pueden contribuir a retrasar el comienzo de acción del fármaco.

Enfermedad neuromuscular: Al igual que otros fármacos bloqueadores neuromusculares ESMERON® debe ser utilizado con extrema precaución en pacientes con una enfermedad neuromuscular o después de poliomielitis ya que la respuesta a los fármacos bloqueadores neuromusculares puede estar considerablemente alterada en estos casos. La magnitud y dirección de esta alteración pueden variar ampliamente. En pacientes con miastenia gravis o síndrome miasténico (Eaton-Lambert) pequeñas dosis de ESMERON® pueden presentar efectos intensos por lo cual ESMERON® debe ser dosificado de acuerdo con la respuesta.

Hipotermia: En operaciones bajo condiciones hipotérmi­cas el efecto bloqueador neuromuscular de ESMERON® aumenta y la duración del mismo se prolonga.

Obesidad: Como otros fármacos bloqueadores neuro­muscu­lares ESMERON® puede presentar una duración y una recuperación espontánea prolongadas en pacientes obesos cuando las dosis administradas se calculan en función del peso corporal real.

Quemados: Los pacientes quemados desarrollan por lo general una resistencia a los bloqueadores neuromuscu­lares no despolarizantes. Por lo tanto se recomienda ajustar la dosis en función de la respuesta.

Condiciones que pueden aumentar los efectos de ESMERON®: Hipopotasemia (por ejemplo tras vómitos severos diarrea y tratamiento con diuréticos) hipermag­ne­semia hipocalcemia (después de transfusiones masivas) hipoproteinemia deshidratación acidosis hipercap­nea caquexia.

Los trastornos electrolíticos severos las alteraciones del pH sanguíneo o la deshidratación deberán ser corregidos cuando sea posible.

Efectos sobre la conducción y el uso de maquinaria: No se recomienda manipular maquinaria potencialmente peligrosa o conducir vehículos durante las
24 horas siguientes a la recuperación completa de la acción bloqueadora neuromuscular de ESMERON®.

 

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA:

No hay datos sobre el empleo de ESMERON® durante el embarazo que permitan determinar un efecto nocivo potencial para el feto. Hasta el momento no se ha observado ningún indicio de nocividad en estudios con animales. ESMERON® solamente debe administrarse a mujeres embarazadas ­cuando el médico que las atiende decida que los beneficios superan a los riesgos.

ESMERON® puede utilizarse como parte de la técnica de inducción de secuencia rápida en pacientes intervenidas por cesárea siempre y cuando no se prevean dificultades en la intubación y se haya administrado una dosis suficiente de anestésico o tras la intubación con succinilcoli­na. ESMERON® ha demostrado ser un fármaco seguro en mujeres embarazadas intervenidas por cesárea a la dosis de 0.6 mg por kg de peso corporal.

Nota: Se han estudiado dosis de 1.0 mg/kg en la ­inducción de secuencia rápida de la anestesia pero no en pacientes de cesárea. La reversión del bloqueo neuromuscular inducido por fár­macos bloqueadores neuromusculares ­puede resultar inhibida o insatisfactoria en aquellas pacientes que por toxemia de embarazo reciban sales de magnesio debido a que las sales de magnesio aumentan el bloqueo neuro­muscular.

Por ello en aquellas pacientes la dosis de ESMERON® puede reducirse y ajustarse cuidadosamente a la respuesta neuromuscular.

En la leche de ratas lactantes se detectaron niveles insignificantes de bromuro de rocuronio. No se dispone de datos humanos sobre el empleo de ESMERON® durante la lactancia. ESMERON® sólo debe administrarse a mujeres en lactancia si el médico que las atiende decide que los beneficios superan los riesgos.

 

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:

Reacciones anafilácticas: Aunque muy raramente se han descrito reacciones anafilácticas a fármacos bloqueadores neuromusculares incluyendo ESMERON®. Estas reacciones han sido en algunos casos mortales. Debido a la posible gravedad de estas reacciones debe asumirse siempre que estas reacciones pueden presentarse y tomar las precauciones necesarias.

Liberación de histamina y reacciones histamínicas: Dado que se sabe que los fármacos bloqueadores neuro­musculares son capaces de inducir liberación de histamina tanto a nivel local como sistémico siempre deberá tenerse presente la posibilidad de que aparezcan reacciones pruriginosas y eritematosas en el lugar de la inyección y/o reacciones histaminoides (anafilactoides) generalizadas como broncoespasmo y alteraciones cardio­vasculares como hipotensión y taquicardia cuando se administren estos fármacos.

En los estudios clínicos se han observado ligeros aumentos de los niveles plasmáticos promedio de histamina tras la administración rápida en bolo de 0.3-0.9 mg de bromuro de rocuronio por kilo de peso corporal.

Reacciones en el sitio de aplicación: Durante la inducción de secuencia rápida se ha descrito dolor en el lugar de inyección especialmente en aquellos pacientes que no han perdido completamente la conciencia y en particular cuando se utiliza propofol como fármaco inductor. En los estudios clínicos se ha observado dolor en la inyección en 16% de los pacientes sometidos a inducción de secuencia rápida de la anestesia con propofol y en menos de 0.5% de los pacientes sometidos a inducción de secuencia rápida de la anestesia con fentanilo y tiopental.

 

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO:

Los siguientes fármacos han mostrado su influencia en la magnitud y/o duración de acción de los fármacos bloqueadores neuromusculares no despolarizantes:

Efecto aumentado: Anestésicos volátiles: halogenados y éter. Altas dosis de: tiopental metohexitona ketamina fentanilo gammahidroxibutirato etomidato. Otros fármacos bloqueadores neuromusculares no despolarizantes. Administración previa de suxametonio.

Otros fármacos: Antibióticos: aminoglucósidos lincosa­midas y polipéptidos acilaminopenicilinas tetraciclinas altas dosis de metro­nidazol diuréticos: tiamina inhibidores de la MAO qui­nidina protamina bloqueadores alfa adrenérgicos sales de magnesio bloqueadores de los canales de calcio y sales de litio.

Efecto disminuido: Neostigmina edrofonio piridostig­mina derivados aminopiridínicos. Administración previa y prolongada de corticosteroides fenitoína o carbamazepina noradrenalina azatioprina (solamente efecto transi­to­rio y limitado) teofilina cloruro cálcico cloruro ­potásico.

 

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO:

No existe información disponible.

 

PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS MUTAGÉNESIS TERATO­GÉ­NESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD:

No se tiene información disponible si el rocuronio tiene potencial carcinogénico.

 

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Al igual que con los demás agentes bloqueadores neuromusculares las dosis de ESMERON® deben individualizarse para cada paciente. Para definir la dosificación deben tenerse en cuenta: método anestésico a utilizar duración prevista de la intervención quirúrgica método de sedación a utilizar y duración prevista de la ventilación mecánica la posible interacción con otros medicamentos administrados concomitantemente así como el estado del paciente. Se recomienda el empleo de una técnica de monitoreo neuro­muscular adecuada para evaluar el bloqueo neuromuscular y su recuperación.

Los anestésicos de inhalación potencian los efectos del bloqueo neuromuscular de ESMERON®. Sin embargo esta potenciación resulta clínicamente relevante en el transcurso de la anestesia cuando los agentes volátiles han alcanzado las concentraciones tisulares requeridas para dicha interacción. En consecuencia deben realizarse los ajustes con ESMERON® administrando dosis de mantenimiento inferiores en intervalos menos fre­cuentes o utilizando índices de infusión inferiores de ESMERON® durante las intervenciones de larga duración (superiores a 1 hora) bajo anestesia por inhalación.

En pacientes adultos las siguientes recomendaciones de dosificación pueden servir de pauta general para la intubación traqueal y la relajación muscular en intervenciones quirúrgicas de corta a larga duración así como para su uso en la unidad de cuidados intensivos.

Intubación traqueal: La dosis de intubación estándar en anestesia de 0.6 mg de bromuro de rocuronio por kg de peso corporal permite intubar a la mayoría de los pacientes en 60 segundos. Una dosis de 1.0 mg de bromuro de rocuronio por kg de peso corporal permite intubar en inducción de secuencia rápida a la mayoría de los pacientes en 60 segundos. Si se administra una dosis de 0.6 mg de bromuro de rocuronio por kg de peso corporal en inducción de secuencia rápida se recomienda intubar al paciente 90 segundos después de la administración de bromuro de rocuronio. En pacientes sometidas a cesárea sólo se recomienda la dosis de 0.6 mg de bromuro de rocuronio por kg de peso corporal dado que para este grupo no se ha estudiado la dosis de 1.0 mg/kg.

Dosis de mantenimiento: La dosis de mantenimiento recomendada es de 0.15 mg de bromuro de rocuronio por kilo de peso corporal; en caso de anestesia de inhalación de larga duración se reducirá la dosis a 0.075-0.1 mg de bromuro de rocuronio por kilo de peso corporal.

Las dosis de mantenimiento deben administrarse preferentemente cuando la transmisión neuromuscular ­alcance 25% de recuperación o cuando aparezcan 2 ó 3 respuestas al tren de cuatro.

Infusión continua: En caso de administrar ESME­RON® por infusión continua se recomienda administrar una dosis de carga de 0.6 mg de bromuro de rocuronio por kilo de peso corporal y cuando el bloqueo neuromuscular comience a recuperarse iniciar la administración por infusión. El índice de infusión debe ajustarse para mantener una respuesta de la transmisión neuromuscular al 10% o para mantener 1 ó 2 respuestas a la estimulación en tren de cuatro. En adultos el índice de infusión requerido para mantener el bloqueo neuromuscular a este nivel se sitúa en 0.3-0.6 mg/kg/h bajo anestesia intravenosa y entre 0.3-0.4 mg/kg/h bajo anestesia inhalatoria. Se recomienda monitoreo continuo del bloqueo neuromuscular dado que las velocidades de infusión requeridas varían de un paciente a otro y con el método anestésico utilizado.

Dosificación en pediatría: Los niños (1-14 años) y lactantes (1-12 meses) bajo anestesia con halotano manifiestan una sensibilidad a ESMERON® similar a los ­adultos. El comienzo de acción es más rápido en lactantes y niños que en adultos.

La duración clínica es más corta en niños que en adultos. No se dispone de datos para apoyar las recomendaciones del uso de ESMERON® en neonatos (0-1 mes).

Dosificación en pacientes geriátricos y en pacientes con alteraciones hepáticas y/o de las vías biliares y/o insuficiencia renal: La dosis de intubación estándar en pacientes geriátricos y en pacientes con enfermedades hepáticas y/o del tracto biliar y/o insuficiencia renal durante la anestesia rutinaria es de 0.6 mg de bromuro de rocuronio por kg de peso corporal. Debe considerarse la utilización de una dosis de 0.6 mg por kg de peso corporal en la técnica de inducción de secuencia rápida de la anestesia en aquellos pacientes donde se prevea una prolongación de la duración de acción.

Independientemente de la técnica anestésica utilizada la dosis de mantenimiento recomendada para estos pacientes es 0.075-0.1 mg de bromuro de rocuronio por kg de peso corporal y la velocidad de infusión recomendada es 0.3-0.4 mg/kg/h.

Dosificación en pacientes obesos y con sobrepeso: Al utilizar ESMERON® en pacientes con sobrepeso u obesos (definidos como pacientes con un peso corporal superior del 30% o más en relación al peso corporal ideal) las dosis deben reducirse en función del peso corporal magro.

Utilización en cuidados intensivos:

Intubación traqueal: Para la intubación traqueal deben utilizarse las mismas dosis que las descritas para intervenciones quirúrgicas.

Posología para facilitar la ventilación mecánica: Se recomienda la administración de una dosis de carga inicial de 0.6 mg de bromuro de rocuronio por kg de peso corporal seguido de una infusión continua en el momento en que el nivel de transmisión neuromuscular alcance 10% de recuperación o hasta que aparezcan 1 ó 2 respuestas a la estimulación en tren de cuatro. Las dosis siempre deberán ajustarse en función del efecto observado en cada paciente. La velocidad de infusión inicial recomendada para el mantenimiento de un bloqueo neuromuscular de 80-90% (1 ó 2 respuestas a la estimulación del tren de cuatro) en pacientes adultos es de 0.3-0.6 mg/kg/h durante la primera hora de administración. Según la respuesta del paciente la dosis se reducirá en las 6-12 horas siguientes. Después la dosis requerida se mantiene relativamente constante.

Se ha observado una gran variabilidad entre pacientes en cuanto a velocidad de infusión por hora en los estudios clínicos controlados con un resultado medio que oscila entre 0.2-0.5 mg/kg/h dependiendo de la naturaleza y grado de insuficiencia orgánica medicación concomitante y características individuales de los pacientes. Para conseguir el control óptimo en cada paciente se recomienda monitoreo de la transmisión neuromuscular. Se ha estudiado su administración hasta un total de 7 días. No hay datos sobre las dosis recomendadas para facilitar la ventilación mecánica en pediatría y geriatría.

Administración: ESMERON® se administra por vía intravenosa tanto por inyección en bolo como por infusión continua.

 

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL:

En caso de sobredosificación y bloqueo neuromuscular prolongado el paciente debe permanecer bajo ventilación mecánica y debe administrársele un inhibidor de la acetilcolineste­rasa (ejemplo neostigmina edrofonio piridos­tigmina) a dosis adecuadas hasta que inicie la recuperación espontánea. Cuando la administración de un agente inhibidor de la acetilcolinesterasa deja de revertir los efectos neuro­musculares de ESMERON® debe continuarse la ventilación hasta que se restaure la respiración espontánea. La dosificación repetida de un inhibidor de la acetilcolinesterasa puede ser peligrosa.

En estudios con animales la depresión severa de la función cardiovascular que finalmente deriva en un colapso cardiaco no se produjo hasta la administración de una dosis acumulativa de 750 x DE90 (135 mg de bromuro de rocuronio por kilo de peso corporal).

 

PRESENTACIONES:

Caja con 12 frascos ámpula con 50 mg en 5 ml.

 

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO:

ESMERON® debe almacenarse entre 2 y 8°C (en refrigeración). No se congele.

 

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Este producto es de alto riesgo sólo deberá ser administrado por un anestesiólogo.

Para evitar su confusión el frasco ámpula lleva impresas tres bandas y los textos en color rojo.

Verificar antes de usar cada frasco ámpula que corresponda al medicamento que se desea administrar.

No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica.

ORGANON MEXICANA S. A. de C. V.

Reg. Núm. 235M96 S. S. A. IV

FEAR-04390703472/RM2004