SILANES, S.A. DE C.V., LABORATORIOS
Oficinas 
Amores Núm. 1304, Col. Del Valle, Deleg. Benito Juárez, 03100 México, D. F.
Tel.: 5488-3700
E-mail: silanes@silanes.com.mx

Planta Toluca 
Eje 3 Norte Núm. 200 esq. Prolongación 6 Norte Parque Industrial Toluca 2000 Km 52.8 Carretera Toluca-Naucalpan Toluca, Edo. de México
Tel.: 01-722-249-6100



DORSAL

Tabletas

CARISOPRODOL
MELOXICAM


FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN

Cada tableta contiene:

Meloxicam............................ 15 mg

Carisoprodol....................... 200 mg

Excipiente, c.b.p. 1 tableta.


INDICACIONES TERAPÉUTICAS
DORSAL* es un relajante muscular y antiinflamatorio no esteroideo, particularmente efectivo en cuadros agudos de contractura de la masa muscular esquelética y dolor.

DORSAL* favorece la rápida reintegración a la vida cotidiana en aquellos pacientes que presentan cuadros dolorosos por contractura de la masa muscular de cuello (tortícolis, cervicalgia), de espalda (dorsalgia, lumbalgia) o de cualquier musculosquelético, así como en esguinces, post-reducción de luxaciones o fracturas, traumatismo deportivos o accidentales, distensiones musculares, tendinosas y de ligamentos y demás procesos que estén acompañados de contractura muscular y dolor.

En el alivio de agudizaciones de ciertas formas de dolores reumáticos (osteoartritis, artrosis, reumatismo extraarticular, espondilitis anquilosante, signos y síntomas de la artritis reumatoide).


FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA

Ambos fármacos meloxicam y carisoprodol son bien absorbidos después de su administración oral, el primero alcanzando una biodisponibilidad del 89%. Los alimentos no ejercen alteración en la absorción.




En estudios a largo plazo (18 meses) no existió acumulación plasmática siendo sus niveles similares a aquellos determinados en estudios a 2 semanas.

El tiempo para alcanzar la Cmáx de carisoprodol por vía oral, fue de 1-4 horas. El nivel terapéutico de su metabolito activo es cercano a 10 mcg/ml. La respuesta analgésica inicial (ciática) de meloxicam VO se observa entre 30-90 min, y con carisoprodol (alteraciones musculosqueléticas) se obtuvo a los 30 min. La distribución de ambos fármacos es amplia. El meloxicam se localiza en líquido sinovial en concentración aproximada de un 50% de la determinada en plasma. El carisoprodol es localizado incluso en leche materna.

El meloxicam tiene un extenso metabolismo oxidativo hepático (mayor al 99%). Se han detectado al menos 4 metabolitos de meloxicam (inactivos). Carisoprodol se biotransforma en el hígado a través del citocromo P-450 a meprobamato (niveles séricos de 15 a 25 mcmol/litro), único metabolito activo. La vida media de eliminación de meloxicam es aproximadamente de 15-20 horas después de administración oral simple o dosis múltiple, en tanto que la de carisoprodol es de 8 horas (meprobamato 11.3 horas).

Ambos fármacos se excretan por orina, meloxicam aproximadamente el 50% de lo absorbido, principalmente como metabolitos inactivos y trazas de fármaco inalterado. En cambio carisoprodol se elimina sólo en pequeñas cantidades por vías urinarias (1%) en forma inalterada, sin embargo, lo hace fundamentalmente como metabolitos. Por heces es excretado un 50% del meloxicam en forma de metabolitos inactivos y muy poco como fármaco inalterado. El carisoprodol se elimina por leche materna.

Farmacodinamia: El meloxicam es un antiinflamatorio no esteroideo (AINE), derivado de la benzotiazinacarboxamida, que a su vez deriva del ácido enólico. Aunque su mecanismo de acción exacto aún no es precisado, los estudios in vivo e in vitro indican que posee mayor acción inhibitoria sobre la prostaglandin sintetasa-2 (PGS-2), que sobre la prostaglandin sintetasa-1 a la que se le confiere efecto citoprotector. La estructura de estas isoenzimas, es idéntica en su secuencia de aminoácidos en un 60%, y los residuos importantes para su acción catalítica están conservados, por lo que ambas enzimas tienen la misma capacidad y afinidad para convertir el ácido araquidónico en prostaglandina H2. La principal diferencia entre ellas radica en sus meca­nismos de regulación y expresión (manifestación de su acción).

La prostaglandin sintetasa-1 (PGS-1) es una proteína estructural expresada en la mayoría de los tejidos humanos. Tejidos como las células endoteliales, plaquetas y epitelio del túbulo colector renal manifiestan altos niveles de esta isoenzima con leves incrementos ante estímulos hormonales. Por el contrario, la prostaglandin sintetasa-2 es casi indetectable en condiciones fisiológicas, pero su expresión es dramáticamente aumentada durante la inflamación y en respuesta a estímulos mitógenos; entre estos estímulos tenemos endotoxinas, lipo­polisacáridos, citoquinas, como la interleucina-1 y el factor de necrosis tumoral. Esta expresión aumentada se ha demostrado en fibroblastos, macrófagos, neuronas, células bronquiales e intestinales y mastocitos.

Con base en estas diferencias se ha identificado a la PGS-1 como una enzima estructural, cuya función es producir prostaglandinas en respuesta a diversos es­tímulos, como pueden ser hormonas circulantes, y que intervienen en procesos fisiológicos como citoprotección gástrica, conservación del flujo sanguíneo renal y regulación de la agregación plaquetaria. En contraste, la PGS-2 produciría prostaglandinas involucradas en inflamación y mitogénesis. El meloxicam actúa principalmente sobre PGS-2 por lo que presenta menor propensión a efectos adversos gastrointestinales, sobre todo moderados y severos.

Carisoprodol: Es un relajante de músculo esquelético, químicamente relacionado con el meprobamato. Este fármaco ha mostrado ser efectivo en el tratamiento de las molestias secundarias al espasmo muscular esquelético, así como coadyuvante en el reposo de la terapia física. Produce solamente efectos ligeros sobre la espasticidad causada por parálisis cerebral, esclerosis múltiple o trauma cerebral, y no es efectivo para desórdenes espásticos o discinéticos.

El mecanismo de acción de carisoprodol, como el de otros relajantes de músculo esquelético no ha sido aclarado en su totalidad. Sin embargo, los datos recolec­tados de estudios preclínicos indican que dosis altas pueden deprimir preferentemente los reflejos polisinápticos. Con las dosis más altas también se deprimen los reflejos monosinápticos. La sedación es importante en todos los relajantes musculares, incluyendo carisoprodol y resulta difícil valorar si carisoprodol es un relajante muscular o un agente sedante. Los barbitúricos pueden también deprimir los reflejos polisinápticos.


CONTRAINDICACIONES
Hipersensibilidad a los componentes de la fórmula. Por su contenido en meloxicam úlcera péptica aguda; pacientes con historial de broncospasmo con rinoconjuntivitis o urticaria/angioedema asociado con ácido acetilsalicílico u otros AINE’s. Por el cariso­prodol se contraindica en porfiria intermitente aguda, alergia o reacciones idiosincrásicas a compuestos relacionados con carisoprodol como meprobamato, mebutamato o tibamato. Embarazo y lactancia.

PRECAUCIONES GENERALES

Meloxicam: Condiciones que predispongan a alteraciones gastrointestinales como son: historial de úlcera péptica, colitis ulcerativa, tabaquismo, edad avanzada, tratamiento concomitante con corticosteroides, abuso de alcohol. Pacientes con hipertensión u otro padecimiento cardiovascular con riesgo potencial de retención de líquidos, trastornos hemorragíparos, enfermedad hepática severa, insuficiencia renal, antecedentes de fenómenos alérgicos relacionados con la ingestión de AINE’s.

Infección por Helicobacter pylori : Se ha observado que la presencia de H. pylori ha incrementado la severidad del daño agudo a la mucosa inducida por meloxicam o piroxicam en sujetos sanos, sin embargo, la infección por H. pylori no fue obligada para el desa­rrollo inicial de lesiones gastroduodenales.

Carisoprodol: En insuficiencia hepática puede requerirse que se reduzca su dosificación.


RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA
Aun cuando en los estudios en animales no se han detectado efectos teratogénicos, el uso de DORSAL* durante el embarazo o lactancia no es recomendable.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS
Las posibilidades de efectos adversos son bajas ya que meloxicam afecta poco a COX-1 (citoprotector). Asimismo el contenido de carisoprodol es bajo lo que limita el desarrollo de reacciones adversas.

Gastrointestinal: Son los de mayor frecuencia con meloxicam, aunque regularmente de intensidad leve. La incidencia de eventos severos (ulceración) ha sido reportada solamente en 0.2% de los casos, siendo mejor tolerado que la mayoría de los AINE’s. Con carisoprodol se han reportado náusea, vómito, hipo y molestia epigástrica.

Cardiovascular: Con meloxicam se ha reportado en forma ocasional la presencia de leucopenia. Con carisoprodol, aunque en forma extremadamente rara, taquicardia, hipotensión postural y bochornos faciales. Han ocurrido casos aislados de leucopenia, sin embargo, no se ha determinado su relación directa con el fármaco como agente desencadenante.

SNC: Con meloxicam y en forma rara, se han reportado cefalea y mareo. Con carisoprodol el efecto adverso que más frecuentemente se ha reportado en SNC es la somnolencia, misma que se ha presentado hasta en un 40% de los pacientes que han recibido el fármaco. Puede llegar a requerir la reducción de la dosis. Se ha reportado mareo, letargo, ataxia, vértigo, tremor, agitación, irritabilidad, depresión, síncope e insomnio, ocasionalmente parestesias en las extremidades. Ninguno de ellos requirió abandonar la terapia.

Piel: Con meloxicam se ha reportado ocasionalmente rash. Con carisoprodol, se ha presentado rash, así como eritema multiforme, prurito y eosinofilia. Se ha manifestado sensibilidad cruzada con meprobamato.

Otros: Con carisoprodol se han reportado reacciones idiosincráticas como debilidad, cuadriplejía transitoria, ataxia, pérdida temporal de la visión, diplopía, agitación, euforia o desorientación. Estos síntomas persisten durante algunas horas posteriores a la administración.

Hipersensibilidad: Reacciones tipo alérgico o idiosincráticas pueden ocurrir después de administrar carisoprodol. Las reacciones más severas han incluido episodios asmáticos, fiebre, edema angioneurótico y shock anafilactoide.

Síntomas por abstinencia: El cese abrupto de la administración de carisoprodol, a dosis de 100 mg/kg/día (cerca de 5 veces la dosis diaria recomendada en adultos), fue seguida en algunos individuos por síntomas leves de abandono como calambres abdominales, insom­nio, escalofríos, cefalea y náusea. No ha ocurrido sintomatología más severa (delirio, convulsiones).

Han sido reportados en forma rara casos de dependencia psicológica. No han sido manifestados síntomas significativos de abstinencia, por la administración a largo plazo de carisoprodol. La experiencia indica que condiciones de habituación se alcanzan en sujetos que han ingerido meprobamato diariamente de 1,200 a 2,400 mg/día y durante un periodo de 8 meses o más (Poisindex, 2004).

Aun cuando el monitoreo de concentraciones plasmáticas no es clínicamente útil, aquellos niveles que excedan de 100 a 200 mcg/ml generalmente son asociados a severas intoxicaciones, a menos que el individuo sea tolerante al fármaco, como son aquellos que abusan del uso de hipnóticos o sedantes (Poisindex, 2004).


INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO

Meloxicam: No se recomienda asociar meloxicam a otros AINE’s, pues no mejora su efecto terapéutico y pueden incrementarse los efectos adversos. Los salicilatos a dosis altas incrementan en 10% el AUC y en 24% la Cmáx de meloxicam. La actividad de anticoagulantes orales y parenterales debe observarse, sobre todo al inicio del tratamiento por un posible incremento de su efecto. Su asociación con colestiramina puede dar lugar a mayor eliminación del meloxicam (50%) disminuyendo la t½ de meloxicam (normal 20 horas) a 12 horas y disminución del AUC en 35%.

Puede disminuir el efecto antihipertensivo de diuréticos, beta bloqueadores y algunos inhibidores ECA. El meloxicam incrementa el AUC de litio en 21% al disminuir la síntesis de prostaglandinas renales, incrementando la posibilidad de toxicidad. Con ofloxacina puede incrementar el riesgo de desencadenar convulsiones por disminución del GABA. La coadministración de AINE’s (incluyendo ácido acetilsalicílico a dosis bajas) e inhibidores de la recaptación de serotonina puede incrementar el riesgo de sangrado GI, se desconoce el mecanismo.

Carisoprodol: Su uso con barbitúricos, benzodiazepínicos, analgésicos opioides, alcohol, otros relajantes musculares de acción central, hidrato de cloral puede producir depresión respiratoria.


ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO
Al igual que con otros AINE’s, ocasionalmente pueden presentarse elevaciones de las transaminasas séricas o de otros indicadores de la función hepática. En la mayoría de los casos, estas elevaciones han sido discretas y transitorias y han remitido sin necesidad de interrumpir el tratamiento.

PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD
El metabolito de carisoprodol (meprobamato) causó defectos digitales y alteraciones del aprendizaje en ratones y ratas, pero no en conejos, asimismo se le ha asociado aunque no se determinó causalidad con retardo en el desarrollo fetal. Otros trabajos no han encontrado teratogenicidad. Los estudios no han mostrado mutagenicidad, carcinogenicidad ni cambios sobre la fertilidad.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN
Oral.

DORSAL* tiene una cómoda y fácil posología, sólo una tableta al día.


MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL

Signos y síntomas:

Meloxicam: No se han reportado casos de sobredosificación. Es de suponerse que pudieran presentarse intensificación de los síntomas adversos observados.

Carisoprodol: Muy rara vez se ha reportado sobredosis fatal, y no se ha determinado dosis letal para este fármaco. Por sobredosis se han reportado taquicardia, nistagmo horizontal, dos adultos desarrollaron depresión del SNC ataxia y taquicardia después de ingerir 9,450 mg.

Se reportó la ingesta de 700 mg en un pequeño de 2 años de edad. Se documentó somnolencia progresiva durante 60 minutos con síntomas incrementados de letargia e hipoxia. Los niveles de conciencia declinaron significativamente requiriendo intubación y ventilación asistida. Después de la administración de carbón activado y medidas de soporte el paciente se recuperó totalmente en un lapso de 12 horas.

Tratamiento: No se provoque el vómito, dado el riesgo de depresión respiratoria y del SNC. No se conoce ningún antídoto específico. Se recomienda en caso de sobredosificación o ingesta accidental, la aplicación de medidas sintomáticas generales, carbón activado dentro de la primera hora de la ingesta del medicamento ya que puede no ser útil posteriormente, vaciamiento gástrico.

Ante la ingesta accidental por niños, se recomienda administrar el carbón activado con alguna bebida saborizante (refresco de cola, leche, chocolate). La dosis varía, pues no se ha determinado la dosis óptima, pero se recomienda un mínimo de 240 ml de agua por 30 g de carbón (FDA, 1985). Se puede administrar dosis de 25 a 100 g en adultos y adolescentes; 25 a 50 g en niños de edad 1 a 12 años (o 0.5 a 1 g/kg de peso). De ser necesario, puede administrarse 4 mg de colestiramina cada 8 horas, para acelerar la eliminación de meloxicam.


PRESENTACIONES
Caja con 7 ó 14 tabletas, conteniendo 15 mg de meloxicam y 200 mg de carisoprodol.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO
Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en ambiente seco.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN

Su venta requiere receta médica.
No se deje al alcance de los niños.
Información exclusiva para médicos.
No se administre durante el embarazo ni en la lactancia.
No administrarse a menores de 12 años.

Hecho en México por:

LABORATORIOS SILANES, S. A. de C. V.

Reg. Núm. 104M2005, SSA IV
AEAR-05330020451404/RM2006