PFIZER, S.A. DE C.V.
 
Paseo de los Tamarindos Núm. 40, Bosques de las Lomas, 05120, Cuajimalpa México D.F.
Tel.: 5081-8500



TAFIL / TAFIL / TAFIL AP

Solución
Tabletas
Tabletas de liberación prolongada

ALPRAZOLAM


FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN
TAFIL® Tabletas:

Cada TABLETA contiene:

Alprazolam................................... 0.25, 0.5, 1.0 y 2.0 mg

Excipiente, c.b.p. 1 tableta.

TAFIL® AP Tabletas de liberación prolongada:

Cada TABLETA contiene:

Alprazolam............................................. 0.5, 1.0 y 2.0 mg

Excipiente, c.b.p. 1 tableta.

TAFIL® Solución:

Cada 100 ml de SOLUCIÓN contienen:

Alprazolam............................................................... 75 mg

Vehículo, c.b.p. 100 ml.


INDICACIONES TERAPÉUTICAS
Alprazolam está indicado para el tratamiento de:

Ansiedad.

Depresión (no se ha establecido su uso en la ­depresión con características psicóticas, en trastornos bipolares o en depresión “endógena”).

Depresión con ansiedad.

Ansiedad, depresión con ansiedad o depresión asociada con otra enfermedad funcional u orgánica.

Trastornos de pánico.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA
Alprazolam es una triazolo-benzodiazepina. El mecanismo de acción exacto de alprazolam no ha sido establecido hasta ahora. Clínicamente, todas las benzodiazepinas causan depresión del Sistema Nervioso Central dosis-dependiente, variando desde mínimas alteraciones hasta la hipnosis.

Después de una administración oral, alprazolam es rápidamente absorbido, alcanzando los picos séricos ­entre 1 y 2 horas después de la administración. La vida ­media de eliminación de alprazolam es de 12 a 15 horas, ­siendo la orina la principal vía de excreción.

Como las otras benzodiazepinas, el alprazolam ­atraviesa la barrera placentaria y se excreta por la leche ­materna.

El alprazolam no afectó los niveles de protrombina o de warfarina plasmática en voluntarios masculinos a quienes se administró warfarina sódica oralmente.

In vitro, el alprazolam está ligado (80%) a proteínas séri­cas humanas. Cuando se administró alprazolam-14C a ratones hembras preñadas aparecieron materiales relacionados con el fármaco uniformemente distribuidos en el feto, con una concentración de 14C aproximadamente igual a la sanguínea y musculosquelética de la madre. Debido a su similitud a otras benzodiazepinas, se supone que el alprazolam experimenta circulación transplacenta­ria y que es excretado en la leche humana.

Se han reportado cambios en la absorción, distribución, metabolismo y excreción de benzodiazepinas en una varie­dad de padecimientos, incluyendo alcoholismo, función hepá­­tica deteriorada y función renal deteriorada. Se han de­mos­trado cambios también en pacientes geriátricos. En sujetos ancianos sanos se ha observado un promedio de vida media del alprazolam de 16.3 horas (rango: 9.0-26.9 horas, n = 16), en comparación con 11.0 horas (rango: 6.3-15.8 horas, n = 16) en sujetos adultos sanos.

La coadmi­nistración de anticonceptivos orales a ­mujeres sanas incrementó la vida media del alprazolam en relación con la del grupo control de mujeres (media: 12.4 ­horas, n = 11 vs 9.6 horas, n = 9).

Resultante de la coadministración de cimetidina a los mis­mos adultos sanos, hubo una prolongación del promedio de la vida media del alprazolam de 12.4 horas (rango: 7.2-18.4 horas, n = 9) a 16.6 horas (rango: 10.0-24.3 horas, n = 9). En pacientes con daño hepático de origen alcohólico, la vida media del alprazolam varió de 5.8 a 65.3 horas (media: 19.7 horas, n = 17), en comparación con las de entre 6.3 y 26.9 horas (media: 11.4 horas, n = 17) en sujetos sanos. En un grupo de sujetos obesos la vida ­media del alprazolam varió de 9.9 a 40.4 horas (media: 21.8 horas, n = 12), contra entre 6.3 y 15.8 horas (media: 10.6 horas, n = 12) en sujetos sanos.

Tabletas de liberación prolongada: La biodisponibilidad y farmacocinética de alprazolam consecutivas a la administración de alprazolam tabletas de liberación prolongada son las mismas que con tabletas de alprazolam, con la excepción de una tasa más lenta de absorción. La tasa de absorción más lenta deriva en una concentración plasmática pico que es aproximadamente la mitad de la observada con una dosis equivalente de alprazolam tabletas. La concentración plasmática pico de alprazolam se alcanza entre 5 y 11 horas después de la toma, lo cual obedece al hecho de que la con­cen­tración plasmática de alprazolam permanece relativamente constante durante dicho período. La farmacocinética es lineal hasta una dosis de 10 mg, con concentraciones proporcionales a la dosis a lo largo de este rango. La similitud de vidas medias de eliminación y de concentraciones metabólicas consecutivas a la administración de alprazolam tabletas y de alprazolam tabletas de liberación prolongada indica que el metabolismo y la eliminación de alprazolam son los mismos en ambas formas de dosificación. Las concentra­ciones pico y valle en estado estable, tras la administración de alprazolam tabletas de liberación ­prolongada cada 12 horas, son iguales a las observadas consecutivamente a la administración de dosis diarias equivalentes de alprazolam tabletas administradas cuatro veces al día.

CONTRAINDICACIONES
Alprazolam está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad conocida a las benzodiazepinas o a cualquier componente de la formu­lación del producto.

PRECAUCIONES GENERALES
Se recomienda tener cuidado cuando se trate a pacientes con función renal o hepática deteriorada.

Se puede desarrollar hábito y dependencia emocional/física con las benzodiazepinas, incluyendo alprazolam. Como con todas las benzodiazepinas, el riesgo de dependencia aumenta con dosis más altas y el uso a largo plazo y aumenta posteriormente en pacientes con un historial de alcoholismo o abuso de drogas.

Durante la suspensión del tratamiento con alprazolam, la dosis debe reducirse lentamente en apego a la buena práctica médica.

Se sugiere que la dosis diaria de alprazolam se disminuya en no más de 0.5 mg cada tres días. Algunos pacientes pueden requerir una reducción de dosis aún más lenta.

Los síntomas de supresión han ocurrido después de una disminución rápida o una suspensión abrupta de las benzodiazepinas, incluyendo el alprazolam. Estos pueden ir de disforia leve e insomnio a un síndrome mayor que puede incluir calambres abdominales y ­musculares, vómito, sudación, temblor y convulsiones. Además, las convul­siones por retirar el tratamiento han ocurrido al disminuir en forma rápida o suspender abruptamente la terapia con alprazolam.

Los trastornos de pánico han sido asociados con trastornos depresivos mayores primarios y secundarios y ­aumento de los reportes de suicidio entre los pacientes no tratados. Por lo tanto, cuando se usan dosis más altas de alprazolam para tratar pacientes con trastornos de pánico se debe tener la misma precaución que se observa con el uso de cualquier fármaco psicotrópico en el tratamiento de pacientes deprimidos o aquellos en quienes hay razón para esperar ideas o planes suicidas ocultos.

La administración a pacientes severamente deprimidos o suicidas debe hacerse con las precauciones y dosis ade­-cuadas de la prescripción.

El uso de alprazolam no ha sido establecido en ciertos tipos de depresión.

Hay que prevenir a los pacientes sobre el uso de alprazolam mientras manejen vehículos automotores o máquinas en otras actividades peligrosas hasta que se establezca que no experimentan somnolencia o vértigo al tomar el fármaco.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA
Si alprazolam se usa durante el embarazo, o si una mujer se embaraza mientras toma alpra­zo­lam, la paciente debe ser informada acerca del peligro potencial para el feto. Los niveles de benzodiaze­pinas, incluyendo alprazolam, en la leche materna son bajos. Sin embargo, la lactancia no debe emprenderse si se están tomando benzodiazepinas.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS
Los eventos adversos, si ocurren, generalmente se observan al inicio de la terapia y normalmente desaparecen al conti­nuar con el tratamiento o al disminuir la dosis. Las reac­ciones adversas más comunes asociadas a alprazolam fueron la sedación, somnolencia y delirio/mareo. Las reacciones adversas menos comunes fueron visión borrosa, cefalea, depresión, insomnio, nerviosismo/ansiedad, temblor, cambio de peso, deterioro de la memoria/amnesia, ataxia/trastornos de la coordinación, diversos síntomas gastrointesti­nales, dermatitis, y manifestaciones autonómicas.

Además, los siguientes eventos adversos han sido repor­tados en asociación con el uso del alprazolam: ­distonía, irritabilidad, anorexia, fatiga, discurso mal articulado, ictericia, debilidad musculosquelética, disfunción sexual/cambios en la libido, irregularidades menstruales, incon­tinencia urinaria, retención urinaria, función hepática anormal e hiperprolactinemia.

Rara vez se ha reportado una presión intraocular ­elevada.

Como con otras benzodiazepinas, los eventos adversos co­mo las dificultades para concentrarse, confusión, alu­ci­­naciones, estimulación y efectos adversos en el comportamiento como irritabilidad, agitación, furia y compor­tamiento agresivo y hostil han sido reportados rara vez. En muchos de los reportes de casos espontáneos de efectos adversos sobre la conducta, los pacientes estaban recibiendo simultáneamente otros fármacos para el SNC y/o fueron descritos como pacientes que tienen condiciones psiquiátricas subyacentes. Los pacientes que están al borde de un trastorno de la personalidad, un historial anterior de comportamiento violento o agresivo, o abuso de alcohol o sustancias pueden tener el riesgo de presentar tales eventos. Los casos de irritabilidad, hostilidad y pensamientos intrusos han sido reportados durante la supresión de alprazolam en pacientes con trastorno de estrés postraumático.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO
Las benzodiazepinas producen efectos depresivos del SNC cuando se coadministran con alcohol u otros fármacos que producen depresión del SNC.

Las interacciones farmacocinéticas pueden ocurrir ­cuando alprazolam se administra junto con fármacos que interfieren con su metabolismo. Los compuestos que inhiben ciertas enzimas hepáticas (sobre todo el citocromo P-450 3A4) pueden aumentar la concentración de alprazolam e incrementar su actividad. Los datos de estudios clínicos con alprazolam, los estudios in vitro con alprazo­lam y los estudios clínicos con fármacos metabolizados de manera similar a alprazolam proporcionan evidencia de diversos grados de interacción y posible interacción con alprazolam para una serie de fármacos. Con base en el grado de interacción y el tipo de datos disponibles, se hacen las siguientes recomendaciones:

No se recomienda la coadministración de alprazolam con ketoconazol, itraconazol u otros antimicóticos del tipo azol.

Se recomienda precaución y consideración de la reducción de dosis cuando alprazolam se coadministre con nefazodona, fluvoxamina y cimetidina.

Se recomienda precaución cuando alprazolam se co-administre con fluoxetina, propoxifeno, anticonceptivos orales, diltiazem, o antibióticos macrólidos como la eritromi­cina y la troleandomicina.

Las interacciones que involucran inhibidores de la proteasa del VIH (por ejemplo, ritonavir) y alprazolam son complejas y dependen del tiempo. Las dosis bajas de ritonavir resultaron en una gran disminución de la depuración de alprazolam, prolongaron su vida media de eliminación y aumento de los efectos clínicos.

Sin embargo, con una exposición prolongada a ­ritonavir, la inducción de CYP3A compensa esta inhibición. Esta interacción requerirá un ajuste de dosis o descontinuar el alprazolam.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO
No se han reportado hasta la ­fecha.

PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD
Los datos referentes a la teratogenicidad y los efectos en el desarrollo post-natal y el comportamiento después del tratamiento con benzodiazepinas son inconsistentes.

Hay evi­dencia obtenida en algunos estudios previos con otros miem­bros de la clase de las benzodiazepinas de que la exposición en útero a estos fármacos puede estar asociada con malformaciones.

Los estudios posteriores con los fármacos de la clase de las benzodiaze­pinas no han proporcionado evidencia clara de algún tipo de defecto.

Se ha reportado que los productos expuestos a las benzo­diaze­­pinas durante el tercer trimestre del embarazo o durante el parto muestran ya sea el síndsíndrome del bebé flojo o los síntomas de supresión neonatal.


DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN
La dosis óptima debe individualizarse con base a la severidad de los síntomas y la respuesta individual del paciente.

La dosis habitual generalmente llenará las necesidades de la mayoría de los pacientes. En los pacientes que requieran dosis más altas, la dosis se debe aumentar lentamente para evitar los efectos adversos. En general, los pacientes ,que no han recibido previamente medicamentos psicotrópicos requerirán dosis algo más bajas que aquellos tratados anteriormente con los tranquilizantes menores, antidepre­sivos o hipnóticos. Se recomienda seguir el principio general de usar la dosis más baja efectiva en pacientes geriátricos o pacientes débiles para impedir el desarrollo de ataxia o sobresedación.

Duración del tratamiento: Hay datos disponibles para apoyar el uso hasta por 6 meses para ansiedad y depresión y hasta por 8 meses en el tratamiento del trastorno de pánico.

Supresión del tratamiento: Para suspender el tratamiento con alprazolam, la dosis debe reducirse lentamente en apego a las buenas prácticas médicas.

Se sugiere que la dosis diaria de alprazolam se disminuya por no más de 0.5 mg cada 3 días.

Algunos pacientes pueden requerir una reducción de dosis aún más lenta.

Uso pediátrico: No se han establecido la seguridad y la eficacia en niños menores de 18 años de edad.




MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL
Los síntomas de sobredosis con alprazolam son derivados de su ­acción farmacológica e incluyen somnolencia, discurso mal ar­ticulado, incoordinación motora, coma y depresión res­piratoria. Las secuelas graves son raras a menos que otros fármacos y/o etanol se ingieran simultánea­mente.

El tratamiento de la sobredosis consiste princi­palmente en brindar soporte respiratorio y cardiovascular.

El valor de la diálisis no ha sido determinado. ­

Flumazenil puede usarse como tratamiento adjunto para el ­manejo de la función respiratoria y cardiovascular asociada con la sobredosis.

PRESENTACIONES
Tabletas:

Caja con blister con 10, 30 y 90 tabletas de 0.25 mg.

Caja con blister con 10, 30 y 90 tabletas de 0.50 mg.

Caja con blister con 10, 30 y 90 tabletas de 1.0 mg.

Caja con frasco con 10 y 30 tabletas trirranuradas de 2.0 mg.

Tabletas de liberación prolongada:

Caja con blister/frasco con 10, 30 y 90 tabletas de 0.5mg.

Caja con blister/frasco con 10, 30 y 90 tabletas de 1.0 mg.

Caja con blister/frasco con 10, 30 y 90 tabletas de 2.0 mg.

Solución:

Caja con un frasco con 10 ml y gotero.

Caja con un frasco con 20 ml y gotero.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO
Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C. Protéjase de la luz.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN
Su venta requiere receta médica, la cual se retendrá en la farmacia.
El uso prolongado aun a dosis terapéuticas puede causar dependencia.
No se deje al alcance de los niños.

PFIZER, S. A. de C. V.

Tabletas:

Reg. Núm. 259M80, SSA II

CEAR-04390106797/RM2004

Tabletas de liberación prolongada:

Reg. Núm. 162M97, SSA II

IEAR-04361203824/RM2004

Solución:

Reg. Núm. 494M2002, SSA II

CEAR-04390106799/RM2004

Ctro. de at´n Pfizer 01800-PFIZER-0 (01800-734937-0)

Fecha de aprobación SS: 1 de octubre de 2004