SANDOZ, S.A. DE C.V.
 
Augusto Rodín Núm. 128, Col. San Juan Mixcoac, Delegación Benito Juárez, 09708, México D.F.
Tel.: 5482-3400



PARLODEL

Comprimidos

BROMOCRIPTINA


FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN

Cada comprimido contiene:
Bromocriptina en forma
de mesilato.................... 2.5 y 5 mg
Excipiente, c.b.p. 1 comprimido.


INDICACIONES TERAPÉUTICAS
Agonista de los receptores dopaminérgicos, inhibidor de la secreción de prolactina.

Trastornos del ciclo menstrual, esterilidad femenina: Procesos hiperprolactinémicos dependientes de la prolactina o trastornos aparentemente normopro­lactiné­micos:

•  Amenorrea (con o sin galactorrea), oligomenorrea.

•  Deficiencia de la fase lúltea.

•  Trastornos hiperprolactiné­micos inducidos por fármacos (por ejemplo, por ciertos psicotrópicos o agentes antihipertensivos).

•  Esterilidad femenina independiente de la prolactina.

•  Sín­drome de poliquistosis ovárica.

•  Ciclos anovula­torios (como suplemento de antiestrógenos como el clomifeno).

Síntomas premenstruales: Mastalgia, edema cíclico, meteorismo y trastornos del humor.

Híperprolactinemia masculina: Hipogonadismo relacionado con la prolactina (oligospermia, pérdida de la libido, impotencia).

Prolactinomas: Tratamiento conservador de micro o macroadenomas hipofisarios secretores de prolactina. Antes de la intervención quirúrgica, a fin de reducir el tamaño del tumor y de facilitar su extirpación. Tras la intervención quirúrgica, si la concentración de prolactina es todavía elevada.

Acromegalia: Como tratamiento complementario o, en ciertos casos, como tratamiento opcional a la intervención quirúrgica o a la radioterapia.

lnhibición de la lactancia: Prevención o supresión de la lactancia puerperal por razones médicas, prevención de la lactancia tras el aborto, congestión mamaria puerperal, mastitis puerperal incipiente.

Enfermedad benigna de las mamas: Mastalgia (aislada o en asociación con un síndrome premenstrual o con alteraciones quísticas o nodulares benignas). Afecciones nodulares o quísticas benignas, especialmente la mastopatía fibroquística.

Enfermedad de Parkinson: Todos los estadios de la enfermedad de Parkinson idiopática y posencefálica, en monoterapia o en asociación con otros fármacos antiparkinsonianos.


FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA

Farmacocinética:

Absorción: Parlodel® se absorbe adecuadamente tras la administración oral. Cuando se administran comprimidos a voluntarios sanos, la semivida de absorción es de 0.2 ó 0.5 horas y las concentraciones plasmáticas máximas de la bromocriptina se alcanzan en un lapso de 1 a 3 horas. El efecto reductor de prolactina comienza en un lapso de 1 ó 2 horas tras la ingestión, alcanza su máximo, es decir, una reducción de prolactina en el plasma de más de 80%, en 5 ó 10 horas y persiste en torno al máximo unas 8 ó 12 horas.

Distribución: En el estado estacionario se observa una leve reducción de la biodisponibilidad (de entorno a 80%), pero no una pérdida de eficacia terapéutica. La unión a proteínas plasmáticas es de 96%.

Eliminación: El fármaco sin cambios se elimina del plasma de forma bifásica, con una semivida terminal aproximadamente igual a 15 horas (amplitud entre 8 y 20 horas). El fármaco sin cambios y sus metabolitos se excretan casi por completo por vía hepática; sólo 6% se elimina vía renal.

Peculiaridades en los pacientes: En los pacientes con insuficiencia hepática puede disminuir la velocidad de eliminación y aumentar las concentraciones plasmáticas, lo cual exige un reajuste de la dosis.

Farmacodinamia: Parlodel® inhibe la secreción de la hormona prolactina de la hipófisis anterior, sin afectar las concentraciones normales de otras hormonas hipofisarias. No obstante, puede reducir las concentraciones elevadas de la hormona de crecimiento (GH) en los pacientes con acromegalia. Estos efectos se deben a la estimulación de receptores dopaminérgicos.

En el puerperio, la prolactina es necesaria para la iniciación y el mantenimiento de la lactancia puerperal. Fuera del puerperio, la secreción elevada de prolactina da origen a una lactancia patológica (galactorrea) o a trastornos de la ovulación y la menstruación.

Parlodel®, al ser un inhibidor específico de la ­secreción de prolactina, se puede utilizar en la prevención o la supresión de la lactancia fisiológica y como tratamiento de los estado patológicos inducidos por la prolactina. En la amenorrea o la ovulación (con o sin galactorrea), Parlodel® se puede utilizar para restaurar los ciclos menstruales y la ovulación.

Con Parlodel® no son necesarias las medidas que suelen tomarse durante la supresión de la lactancia, como la restricción del consumo de líquidos. Además, ParlodeL® no impide la involución puerperal del útero ni aumenta el riesgo de tromboembolia.

Parlodel® detiene el crecimiento o reduce el tamaño de los adenomas hipofisarios secretores de prolactina (prolactinomas).

En los pacientes acromegálicos, Parlodel®, además de disminuir las concentraciones plasmáticas de la hormona de crecimiento y de la prolactina, ejerce un efecto benéfico en los síntomas clínicos y en la tolerancia a la glucosa.

Parlodel® mejora los síntomas clínicos del síndrome del ovario poliquístico al restablecer la pauta normal de secreción de hormona luteinizante o lutropina (LH).

En las pacientes con enfermedades benignas de las mamas, PARLODEL® reduce el número y el tamaño de los quistes o nódulos mamarios y alivia el dolor mamario que suele asociarse con estas afecciones mediante la normalización del desequilibrio subyacente de progesterona y estrógeno. Al mismo tiempo, reduce la secreción de prolactina en las pacientes con concentraciones elevadas de esta hormona.

Habida cuenta su efecto dopaminérgico, Parlo­del®, en dosis usualmente superiores a las de las indicaciones endocrinológicas, es un medicamento eficaz contra la enfermedad de Parkinson, que se caracteriza por una deficiencia de la dopamina nigroestriatal específica. En esta afección, la estimulación de los receptores de dopamina por parte de Parlodel® puede restablecer el equilibrio neuroquímico en el cuerpo estriado.

Desde el punto de vista clínico, Parlodel® mejora los temblores y la rigidez, la bradiscinesia y otros síntomas parkinsonianos en todos los estadios de la enfermedad. Por lo general, su eficacia terapéutica dura años (hasta ahora ha dado buenos resultados en pacientes que han estado hasta ocho años en tratamiento). PARLO­DEL® se puede administrar solo o en asociación con otros antiparkinsonianos, tanto en los estadios precoces como avanzados de la enfermedad.

En asociación con levodopa, potencia los efectos antiparkinsonianos y suele facilitar la reducción de la dosis de levodopa. Parlodel® es particularmente benéfico para los pacientes en tratamiento con levodopa que muestran un deterioro de la respuesta terapéutica o ­complicaciones como movimientos involuntatrios anómalos (discinesia coreoatetoide y distonía dolorosa), desaparición prematura de los efectos de una dosis y fenómenos de fluctuación paroxística (on-off).

Parlodel® mejora la sintomatología depresiva que suele observarse en los pacientes con Parkinson. Ello se debe a sus propiedades antidepresivas, como quedó demostrado en los ensayos controlados en los que participaron pacientes no parkinsonianos con depresión de origen psicógeno o endógeno.


CONTRAINDICACIONES
Hipersensibilidad a cualquiera de los componentes de PARLODEL® o a otros alca­loides del cornezuelo del centeno. Hipertensión no contro­lada, trastornos hipertensivos del embarazo (por ejemplo, eclampsia, preeclampsia o hipertensión inducida por el embarazo), hipertensión tras el parto y en el puerperio.

Cardiopatía coronaria y otros procesos cardiovasculares graves. Síntomas o antecedentes de trastornos psíquicos serios. Véase Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia para saber cómo proceder durante el embarazo.


PRECAUCIONES GENERALES

Diversos: El tratamiento con Parlodel® puede restaurar la fertilidad. Por lo tanto, las mujeres en edad de procrear que no deseen el embarazo deben utilizar un método anticonceptivo eficaz.

Si se proporciona Parlodel® a mujeres con afecciones no asociadas a la hiperprolactinemia, el fármaco debe administrarse a la dosis mínima necesaria para aliviar eficazmente los síntomas; ello evitará que la concentración de la prolactina plasmática sea inferior a la normal, lo cual traería aparejada una deficiencia de la función lútea. Antes de proporcionar tratamiento a la mastalgia o el trastorno mamario quístico o nodular de la paciente, se ha de excluir la posibilidad de neoplasia maligna mediante técnicas diagnósticas adecuadas.

Se han registrado pocos casos de úlceras gástricas y hemorragias gastrointestinales. Si esto ocurre, se ha de suspender el tratamiento con Parlodel®. Los pacientes con antecedentes o signos de ulceración péptica serán objeto de una observación cuidadosa mientras reciben tratamiento.

A veces, sobre todo durante los primeros días de tratamiento, se producen reacciones de hipotensión que reducen la capacidad de atención del paciente; por consiguiente, se ha de tener cuidado al conducir vehículos u operar máquinas. Parlodel® se ha asociado con somnolencia y accesos súbitos de sueño, especialmente en pacientes con enfermedad de Parkinson. En muy raras ocasiones se han registrado accesos súbitos de sueño en el curso de las actividades diarias, en algunos casos sin signos de advertencia ni conciencia. El paciente debe estar al tanto de ello y no debe conducir ni operar máquinas durante el tratamiento con bromocriptina. Los pacientes que han padecido somnolencia o accesos súbitos de sueño no deben conducir ni operar máquinas. Asimismo debe tenerse en cuenta reducir la posología o suspender el ­tratamiento.

Uso en el puerperio femenino: En contadas ocasiones se han notificado acontecimientos adversos graves como hipertensión, infarto del miocardio, convulsiones, accidentes cerebrovasculares o trastornos psíquicos en las mujeres que seguían un tratamiento con Parlo­del® para inhibir la lactancia en el puerperio. En algunas pacientes el advenimiento de las convulsiones o del accidente cerebrovascular se vio precedido de una intensa cefalea o de trastornos visuales pasajeros. No se sabe a ciencia cierta cuál es la relación causal entre estos acontecimientos y el fármaco; no obstante, se aconseja vigilar periódicamente la tensión arterial de las mujeres que toman PARLODEL® para inhibir la lactancia en el puerperio, así como de las pacientes tratadas por cualquier otra afección.

En casos de hipertensión, de cefalea intensa, progresiva o incesante (con o sin trastornos de la vista) o de signos de toxicidad en el SNC, debe suspenderse la administración de PARLODEL® y se ha de examinar a la paciente de inmediato.

Merecen especial cuidado las pacientes que han recibido un tratamiento reciente o están recibiendo una terapia simultánea a base de fármacos capaces de alterar la tensión arterial, como los vasoconstrictores (por ejemplo, simpaticomiméticos) o los alcaloides del cornezuelo del centeno (por ejemplo, la ergometrina o la metilergo­metrina). Si bien no se dispone de ninguna prueba concluyente sobre la interacción de PARLODEL® con estos fármacos, no se aconseja su uso simultáneo en el puerperio.

Uso en pacientes con adenomas secretores de pro­lactina: Puesto que las pacientes con macroadenomas de la hipófisis pueden padecer de hipohipofisarismo (hipopitituarismo) a causa de la compresión o de la destrucción del tejido hipofisario, se ha de efectuar un examen completo de las funciones hipofisarias e instituir una terapia sustitutiva adecuada antes de administrar PARLODEL®. En las pacientes con insuficiencia secundaria de las glándulas suprarrenales, la terapia sustitutiva con corticosteroides es de capital importancia.

Se debe seguir de cerca la evolución del tamaño del tumor en las pacientes con macroadenomas hipofisarios y, si aparecen signos de expansión tumoral, se ha de ­contemplar la posibilidad de efectuar una intervención quirúrgica.

Se efectuará una observación cuidadosa si el embarazo se declara tras la administración de PARLODEL® a pacientes con adenoma. Los adenomas secretores de prolactina pueden expandirse durante el embarazo. En estas pacientes, el tratamiento con Parlodel® suele resultar en una reducción del tumor y en una mejoría rápida de los defectos del campo visual. Si el caso es grave, la compresión de los nervios ópticos o craneanos puede exigir la intervención quirúrgica urgente de la hipófisis.

La deficiencia del campo visual es una complicación conocida del macroprolactinoma. Un tratamiento eficaz con Parlodel® reduce la hiperprolactinemia y asimismo remedia con frecuencia las deficiencias visuales. En ciertos pacientes, no obstante, se observa frecuentemente un deterioro secundario del campo visual, a pesar de la reduc­ción del tumor y de las concentraciones normalizadas de prolactina, lo cual puede ser el resultado de la tracción del quiasma óptico, que se ve arrastrado hacia la silla turca (sella) del esfenoides, ahora parcialmente vacía. En estos casos, el defecto del campo visual puede mejorar si se reduce la dosis de bromocriptina, con la cual aumenta ligeramente la cifra de prolactina y se vuelve a observar una cierta expansión tumoral. Por ello, en las pacientes con macroprolactinomas, se aconseja vigilar el campo visual para reconocer de forma anticipada el deterioro secundario del campo visual por causa de la hernia quiasmática y proceder a la adaptación de la dosis del fármaco.

Uso en pacientes parkinsonianos: En los pacientes parkinsonianos en tratamiento prolongado con elevadas dosis de PARLODEL®, se han notificado de forma esporádica derrames pleurales y pericárdicos, así como fibrosis pulmonar y pleural y pericarditis constrictiva. Deben examinarse a fondo los pacientes que padezcan trastornos pleuropulmonares y se ha de considerar la posibilidad de suspender el tratamiento con Parlo­del®.

En algunos pacientes tratados con dosis diarias superiores a 30 mg de PARLODEL® durante años, se ha notifica­do fibrosis retroperitoneal. En esta categoría de ­pacientes, para poder reconocer a tiempo la fibrosis retroperitoneal cuando todavía es reversible, se aconseja observar sus manifestaciones (a saber, el dolor de espalda, el edema en miembros inferiores, la insuficiencia renal).

Si se sospechan o diagnostican cambios fibrósicos en el retroperitoneo se debe suspender la adminsitración de PARLODEL®.

Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas: En ocasiones se producen efectos hipotensores que reducen la capacidad de reacción, sobre todo durante los primeros días de tratamiento; por consiguiente, se ha de tener cautela al conducir vehículos u operar máquinas.

Se debe informar a los pacientes en tratamiento con PARLODEL® que padezcan episodios de somnolencia o de accesos súbitos de sueño, que se abstengan de conducir o de realizar actividades que, debido a su menor capacidad de reacción, los pongan en riesgo de muerte o de sufrir accidentes graves (por ejemplo, cuando operan máquinas) hasta la remisión de los episodios recidivantes y de la somnolencia.


RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA

Uso durante el embarazo: En las pacientes que desean concebir, se debe suspender tanto la administración de PARLODEL® como la de cualquier otro medicamento una vez que se confirme el embarazo, excepto si hay razones médicas para proseguir el tratamiento. En estos casos, la interrupción de Parlodel® no trae aparejada una mayor incidencia de abortos. La práctica de uso revela que, cuando Parlodel® se administra durante la gestación, no afecta de forma adversa ni el desarrollo ni la culminación del embarazo.

Si el embarazo se produce en presencia de un adenoma hipofisario y se ha suspendido el tratamiento de PARLODEL®, es imprescindible una estrecha supervisión durante toda la gestación. En las pacientes que manifiestan los síntomas de la distensión pronunciada de un prolactinoma, es decir, cefalea o deterioro del campo visual, se ha de reanudar el tratamiento con ParlO­del® o proceder a la intervención quirúrgica.

Uso durante la lactancia: Parlodel® inhibe la lactancia y no se debe administrar a madres lactantes.


REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS
Durante los primeros días de tratamiento, algunos pacientes experimentan náuseas y, más raramente, mareos, fatiga o vómitos que, sin embargo, no son lo suficientemente graves como para justificar la administración del tratamiento. Si fuera necesario, las náuseas o los vómitos iniciales, se pueden evitar con la administración de un antagonista dopaminérgico periférico, como la domperidona, durante unos días, por lo menos una hora antes de la administración de PARLODEL®.

Parlodel® puede inducir hipotensión, por ejemplo, hipotensión ortostática; en ocasiones sobreviene un síncope; por estos motivos, se aconseja vigilar la tensión arterial, en especial durante los primereos días de tratamiento. La hipotensión ortostática puede ser molesta, pero se puede tratar de forma sintomática.

Se ha notificado congestión nasal, estreñimiento, somnolencia, cefalea y, con menor frecuencia, confusión, excitación psicomotriz, alucinaciones, discinesia, xerostomía, calambres en las piernas, dermorreacciones alérgicas y alopecia. Estos efectos secundarios suelen ser dependientes de la dosis y se pueden controlar con una reducción de la posología. De forma ocasional se han notificado episodios de palidez reversible de los dedos de la mano y de los pies inducida por frío con el tratamiento prolongado, sobre todo en pacientes que habían padecido el fenómeno de Raynaud.

La utilización de Parlodel® como tratamiento inhibitorio de la lactancia fisiológica tras el parto, se ha ­asociado con casos esporádicos de hipertensión, infarto del miocardio, convulsiones, accidente cerebrovascular o trastornos psíquicos.

En contadas ocasiones se han registrado casos de efusión pleural y pericárdica, fibrosis pleural y pulmonar o fibrosis retroperitoneal y pericarditis constrictiva en pacientes tratados con PARLODEL® (véase Precauciones generales).

PARLODEL® se asocia con somnolencia y, de forma muy esporádica, con una excesiva somnolencia diurna y accesos de sueño súbito (véase Precauciones generales).


INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO
El uso concomitante de la eritromici­na, la josamicina, de otros antibióticos macrólidos o de la octreótida puede incrementar las concentraciones plasmáticas de la bromocriptina.

El alcohol puede reducir la tolerabilidad de Parlodel®.


ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO
Reduce los niveles de prolactina.

PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD

Poder mutágeno: La bromocriptina careció de poder genotóxico en un ensayo de mutagénesis en Salmonella typhimurium, con y sin activación metabólica, y asimismo de poder clastógeno en la médula ósea in vitro (prueba de micronúcleos en ratones, cromosomas en metafase en hámsters chinos).

Poder cancerígeno: En un ensayo de 100 semanas realizado en ratas, la bromocriptina se administró con el alimento a dosis de 1.8, 9.9 ó 44.5 mg/kg de peso corporal por día, lo cual representa unas 25-100 veces la dosis terapéutica humana inhibidora de prolactina. En todos los grupos, el tratamiento produjo una disminución dependiente de la dosis en la incidencia global de tumores. Ello causó una reducción general de la incidencia de tumores mamarios en las hembras y de tumores suprarrenales en los machos. Es posible que ambos efectos estuvieran relacionados con la actividad inhibidora de prolactina de la bromocriptina. A la inversa, el tratamiento con dosis entre medianas y elevadas de bromocriptina aumentó la incidencia de tumores uterinos. En el estudio con ratas, que se llevó a cabo a lo largo de un año, se observó que los efectos uterinos eran consecuencia del prolongado predominio de los estrógenos producidos por el efecto inhibidor de prolactina, característico de la bromocriptina, que se superponía al declinante sistema endocrino de la rata hembra de edad avanzada. De hecho, en un estudio de 100 semanas de duración realizado en ratas, se vio que la bromocriptina había logrado inhibir el aumento de las concentraciones plasmáticas de progesterona asociada al estado de seu­doembarazo que suele observarse en ratas hembra añosas, sin que se vieran afectadas las concentraciones de estradiol. Por consiguiente, no es de sorprender que las lesiones hiperplásicas y metaplásicas de los úteros a la 53a. semana, progresaran hacia un estado neoplásico cuando la duración del tratamiento excedía las 100 semanas.

Este hallazgo carece de interés para las mujeres, dado que existen diferencias fundamentales entre los procesos de envejecimiento de las funciones reproductoras. En las ratas añosas, a diferencia de lo que ocurre en las mujeres, los ovarios conservan suficiente capacidad de respuesta como para provocar el seudoembarazo mediante la estimulación continua de prolactina, si la bromocriptina suprime la hiperprolactinemia, o para propiciar el predominio estrogénico, que da lugar a la metaplasia pavimentosa del aparato genital. No existen pruebas de que estos efectos farmacodinámicos característicos de las ratas revistan interés clínico para los humanos.

Un estudio con ratas ovariectomizadas de 104 semanas de duración corroboró que la bromocriptina no ejercía efectos estimuladores directos del útero. Una dosis de 10 mg/kg por día administrada vía oral con los alimentos, no indujo tumores uterinos ni cambios preneoplá­sicos. La ausencia de poder cancerígeno fue confirmada en ratones que recibieron la bromocriptina con los alimentos en dosis de hasta 50 mg/kg de peso corporal por día. No se apreciaron diferencias en la incidencia de tumores de cualquier localización entre los animales tratados y los animales testigo.

Toxicidad en la reproducción: Los estudios con ratas, conejos o monos no revelaron ningún poder embriotóxico ni teratógeno de la bromocriptina.

La bromocriptina no ejerció efectos en las células germinativas ni en la fecundidad de los animales macho ni tampoco en el desarrollo de la descendencia. En los animales hembra, un tratamiento oral a base de bromocriptina, no afectó la fertilidad ni al desarrollo prenatal de las crías.

Una dosis elevada de 30 mg/kg de peso corporal administrada durante el último tercio del embarazo hasta el parto, disminuyó la supervivencia y la ganancia de peso de las crías de ratas. Ello se atribuyó a la lactancia reducida como resultado de la inhibición de la prolactina por parte de la bromocriptina.

No obstante, el desarrollo posnatal de los animales de la F1 no se vio afectado, independientemente de que el tratamiento se administrara en las fases tempranas o tardías del embarazo. Las dosis de bromocriptina iguales a 0.15 mg/kg, administradas dos veces por día a hembras de macacos "cola de muñón" durante uno o más ciclos, así como durante el consiguiente embarazo, no afectaron la fecundidad ni tampoco el desarrollo fetal de las crías.


DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN
Parlodel® se tomará siempre con alimentos.

Trastornos del ciclo menstrual y esterilidad femenina: 1.25 mg (medio comprimido de 2.5 mg) dos o tres veces al día; si no surte efecto, aumentar gradualmente a 2.5 mg dos o tres veces al día. Continúe el tratamiento hasta que se haya normalizado el ciclo menstrual o recuperado la ovulación. En caso necesario, el tratamiento puede proseguir durante varios ciclos para evitar la recurrencia.

Síntomas premenstruales: El tratamiento comien­za el 14o. día del ciclo con 1.25 mg (medio comprimido de 2.5 mg) al día y luego se aumenta la posología a razón de 1.25 mg al día o de hasta 2.5 mg dos veces al día hasta el inicio de la menstruación.

Hiperprolactinemia masculina: 1.25 mg (medio comprimido de 2.5 mg) dos o tres veces al día y luego se aumenta la posología gradualmente a 5 ó 10 mg al día.

Prolactinomas: 1.25 mg (medio comprimido de 2.5 mg) dos o tres veces al día y luego se aumenta la posología gradualmente a varios comprimidos al día, en número necesario para mantener adecuadamente deprimida la prolactina plasmática.

Acromegalia: 1.25 mg (medio comprimido de 2.5 mg) dos o tres veces al día y luego se aumenta gradualmente a 10 ó 20 mg diarios, según la respuesta clínica y los efectos colaterales.

lnhibición de la lactancia: Medio comprimido de 2.5 mg con los alimentos por la mañana y por la noche del primer día y luego un comprimido dos veces al día durante los 14 días siguientes. Para evitar el comiezo de la lactancia, se debe instaurar el tratamiento a las pocas horas del parto o del aborto, pero no antes de que se hayan estabilizado las constantes vitales. Dos o tres días después de suspender el tratamiento, se produce ocasionalmente una ligera secreción de leche. Se puede detener la secreción si se reanuda el tratamiento con la misma posología por espacio de otra semana.

Congestión mamaria puerperal: Una dosis única de 2.5 mg; la dosis se puede repetir al cabo de 6 ó 12 ­horas sin producir una supresión inapropiada de la lactancia.

Mastitis puerperal incipiente: Se utiliza la misma po­so­logía que se necesita para inhibir la lactancia. En caso necesario, se debe añadir un antibiótico al tratamiento.

Enfermedad benigna de las mamas: 1.25 mg (medio comprimido de 2.5 mg) dos o tres veces al día y luego se aumenta la posología gradualmente a 5 ó 7.5 mg al día.

Enfermedad de Parkinson: A fin de garantizar la máxima tolerabilidad, el tratamiento debe comenzar con una dosis pequeña de 1.25 mg (medio comprimido de 2.5 mg) al día, que se administrará de preferencia por la noche, durante la primera semana. La dosis de PARLODEL* se debe aumentar lentamente con objeto de alcanzar la dosis eficaz mínima de cada paciente. La dosis diaria se ha de incrementar paulatinamente a razón de 1.25 mg/día cada semana y se ha de administrar en dos o tres tomas separadas. Al cabo de seis u ocho semanas, se observa una respuesta terapéutica adecuada; en caso contrario, se puede aumentar adicional­mente la dosis diaria a razón de 2.5 mg/día cada semana.

La gama usual de dosis terapéuticas en la monoterapia o la politerapia varía entre 10 y 40 mg de bromocriptina al día, aunque algunos pacientes quizá necesiten dosis más elevadas.

Si aparecen reacciones no deseadas durante la fase de aumento gradual de la dosis, se ha de reducir y mantener la dosis diaria a un nivel mínimo, por lo menos durante una semana. Se puede volver a aumentar la dosis en cuanto desaparezcan las reacciones adversas.

En los pacientes que experimenten trastornos motores durante el tratamiento con levadopa conviene reducir la dosis antes de iniciar el tratamiento con Parlo­del®. Si la respuesta a PARLODEL® ha sido satisfactoria, se puede reducir adicionalmente y de forma gradual la dosis de levodopa. En ciertos pacientes quizá sea preciso suspender definitivamente la administración de levodopa.


MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL
­Han sobrevivido todos los pacientes que tomaron una sobredosis de PARLODEL®; hasta ahora, la máxima dosis ingerida es de 325 mg. Los síntomas observados son: náuseas, vómitos, mareos, hipotensión ortostática, somnolencia y alucinaciones. El tratamiento de la intoxicación ­aguda es sintomático. La metoclopramida puede prescribirse como tratamiento de la emesis o de las alucinaciones.

Datos de toxicidad preclínica: Los ensayos de toxicidad tras dosis únicas con bromcocriptina micronizada revelaron cifras de DL50 iguales a 2,620 mg/kg en los ratones, por encima de 1,000 mg/kg en los conejos y superiores a 2,000 mg/kg en las ratas. Las cifras de DL50 obtenidas tras la inyección i.v. fueron: con los ratones 190 mg/kg, con las ratas 72 mg/kg y con los conejos 12.5 mg/kg. Los signos de toxicidad eran la excitación motriz, a veces calambres, la disnea y el coma. Es característica la gran sensibilidad de los conejos a los compuestos del cornezuelo (ergóticos) en general.


PRESENTACIONES

Caja con 14 y 28 comprimidos de 2.5 mg, venta al público.


RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO
Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN

Manténgase fuera de la vista y del alcance de los niños.
Lieteratura exclusiva para médicos.
Su venta requiere receta médica.

SANDOZ, S. A. de C. V.

Reg. Núm. 87014, SSA IV

AEAR-04361204190/RM2005