ORGANON MEXICANA, S.A. DE C.V.
 
Calz. de Camarones Núm. 134, Col. San Salvador Xochimanca, Deleg. Azcapotzalco, 02870 México D. F.
Tel.: 5354-1000



NORCURON

Solución inyectable

VECURONIO, BROMURO DE


FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN
Cada ampolleta/frasco ámpula con liofilizado contiene:

AMPOLLETA

Bromuro de
vecuronio.......................4 mg
Excipiente, c.s.

FRASCO ÁMPULA

Bromuro de
vecuronio.......................10 mg
Excipiente, c.s.

Cada ampolleta con diluyente contiene:

Agua inyectable, 1 ml.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS
Relajante neuromuscular. NORCURON® está indicado como coadyuvante de la anestesia general para facilitar la intubación endotraqueal y para conseguir la relajación de la musculatura esquelética durante la cirugía.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA
Propiedades farmacodinámicas: NORCURON® bro­muro de vecuronio es relajante neuromuscular no despolarizante. NORCURON® bloquea el proceso de transmisión entre las terminaciones nerviosas motoras y el músculo estriado, por unión competitiva con la acetilcolina por los receptores nicotínicos, localizados en la región de la placa motora terminal del músculo estriado. Al contrario de los agentes bloqueadores neuromusculares despolarizantes como la succinilcolina, NORCURON® no provoca fasciculaciones musculares. A los 90-120 segundos, tras la administración intravenosa de una dosis de 0.08 a 0.10 mg de bromuro de vecuronio por kg de peso corporal (aproximadamente 2 x DE90 bajo anestesia general balanceada), se obtienen condiciones buenas a excelentes para la intubación endotraqueal y a los 3-4 minutos después de la administración de estas dosis, se establece una parálisis muscular general, adecuada a cualquier tipo de intervención quirúrgica. A las dosis citadas, la duración de acción hasta la recuperación del 25% de la transmisión neuromuscular (duración clínica) es de 20-30 minutos. El tiempo hasta la recuperación del 95% de la transmisión neuromuscular a dichas dosis, es de aproximadamente 40-50 minutos. Dosis más elevadas de NORCURON® acortan el tiempo desde el comienzo de acción hasta el bloqueo máximo y prolongan la duración de acción. A dosis de 0.15 mg, 0.20 mg, 0.25 mg y 0.30 mg de bromuro de vecuronio por kg de peso corporal, el tiempo promedio del comienzo de acción bajo anestesia general balanceada, se sitúa en 146, 110, 92 y 77 segundos, respectivamente. La media de la duración clínica de la acción con estas dosis es de 41, 55, 70 y 86 minutos respectivamente. Con estas dosis elevadas, también tiene lugar un aumento gradual, pero relativamente discreto, del índice de recuperación del bloqueo neuromuscular. En caso de administrar NORCURON® por infusión intravenosa continua, puede mantenerse un bloqueo neuromuscular estable del 90% a una velocidad de infusión constante y sin que se presente una prolongación clínicamente significativa del tiempo de recuperación del bloqueo neuromuscular, al finalizar la infusión. NORCURON® no presenta efectos acumulativos, si las dosis de mantenimiento se administran al 25% de la recuperación de la transmisión neuromuscular. Ello permite la administración sucesiva de varias dosis de mantenimiento. Estas propiedades hacen que NORCURON® pueda ser utilizado tanto en intervenciones quirúrgicas de corta duración, como de larga duración. Dentro del margen de dosis clínicas. NORCURON® no presenta actividad bloqueadora ganglionar, ni vagolítica. La administración de inhibidores de la acetilcolinesterasa, como neostigmina, piridostigmina o edrofonio, antagoniza la acción de NORCURON®. Propiedades farmacocinéticas: Tras la administración intravenosa de NORCURON®, la vida media de distribución del vecuronio alcanza aproximadamente 2.2 (± 1.4) minutos. El vecuronio se distribuye principalmente en el compartimiento del fluido extracelular. Alcanzando el estado de equilibrio, el volumen de distribución promedio es de 0.27 l/kg en pacientes adultos. El aclaramiento plasmático de vecuronio es de 5.2 (± 0.7) ml/kg/min y el promedio de su vida de eliminación plasmática es de 71 (± 20) minutos. La tasa de degradación metabólica del vecuronio es relativamente baja. En humanos, se ha podido demostrar la presencia del derivado 3-hidroxi como metabolito de NORCURON® en orina y bilis, el cual presenta aproximadamente el 50% de la potencia bloqueadora neuromuscular del vecuronio. En pacientes, que no presentan insuficiencia renal ni hepática, la concentración plasmática de este derivado es inferior al límite de detección y no contribuye al bloqueo neuromuscular, que aparece tras la administración de NORCURON®. La principal vía de eliminación es la excreción biliar. Se estima, que durante las 24 horas después de la administración intravenosa de NORCURON®, 40-80% de la dosis administrada es excretada en la bilis en forma de compuestos monocuaternarios. Aproximadamente el 95% de estos compuestos monocuaternarios está constituido por vecuronio sin modificar y el 5% por 3-hidroxi vecuronio. La eliminación renal es relativamente baja. La cantidad de compuestos monocuaternarios excretada en la orina, recogida por cateterismo intravesical durante 24 horas tras la administración de NORCURON® alcanza en promedio el 30% de la dosis administrada. Empleo en pediatría: Recién nacidos y lactantes: Se ha observado que la dosis DE90 de bromuro de vecuronio, bajo anestesia con halotano es aproximadamente la misma en recién nacidos y lactantes (aproximadamente 0.028 mg/kg de peso corporal) que en adultos. El tiempo de comienzo de acción de NORCURON® en recién nacidos y lactantes es considerablemente más corto en comparación con niños y adultos, probablemente debido al menor tiempo de circulación y al mayor gasto cardiaco de los primeros. Asimismo, una mayor sensibilidad en la unión neuromuscular a la acción de los agentes bloqueadores neuromusculares en estos pacientes, podría explicar un comienzo de acción más rápido. La duración de acción y el tiempo de recuperación con NORCURON® son más largos en recién nacidos y lac­tantes, que en adultos. En consecuencia, la dosis de mantenimiento de NORCURON®, debe administrarse con menor frecuencia. Niños: En niños la dosis DE90 de bromuro de vecuronio bajo anestesia con halotano (aproximadamente 0.032 mg/kg de peso corporal) se ha conservado ligeramente superior frente a la de adultos, aunque estadísticamente, no significativa. En comparación con adultos, la duración de acción y el tiempo de recuperación de NORCURON® en niños, resultan ser en general, aproximadamente el 30% y el 20-30%, respectivamente, más cortos. De modo similar a los adultos, en los pacientes pediátricos no se observan efectos acumulativos, con dosis de mantenimiento repetidas, de aproximadamente la cuarta parte de la dosis inicial, administradas al 25% de la recuperación de la transmisión neuromuscular. El tiempo de recuperación más largo de NORCURON® en recién nacidos y lactantes no es de tal magnitud que precise el empleo rutinario de agentes de reversión. En caso de emplearlos, estos agentes de reversión resultan ser tan eficaces para antagonizar el bloqueo neuromuscular en recién nacidos y lactantes. como en niños y adultos. Estados patológicos que pueden influir sobre la farmacocinética y/o la farmacodinamia de NORCURON®: Enfermedades hepáticas y/o del tracto biliar: A pesar de que el bromuro de vecuronio se excreta principalmente por vía biliar, en general, sólo se han encontrado alteraciones moderadas en el curso del bloqueo neuromuscular inducido por NORCURON®, en pacientes con enfermedades hepáticas y/o del tracto biliar. Además, estas alteraciones son dosis dependientes. Con una dosis de 0.1 mg de bromuro de vecuronio por kg de peso corporal, se ha observado en comparación con pacientes normales, una ligera prolongación estadísticamente no significativa, del tiempo de comienzo de acción, y una disminución de la duración de acción. A dosis de 0.15 mg y 0.2 mg de bromuro de vecuronio por kg de peso corporal, la prolongación del tiempo de comienzo de acción fue incluso menos pronunciada (0.15 mg/kg) o ausente (0.2 mg/kg) y no se observaron alteraciones en la duración de la acción en el grupo de 0.15 mg/kg mientras que en el grupo de 0.2 mg/kg, se observaron aumentos significativos en la duración y en el tiempo de recuperación. Insuficiencia renal: Sólo se han documentado alteraciones ligeras de los parámetros farmacodinámicos con NORCURON®, cuando es administrado a pacientes con insuficiencia renal. Al igual que con otros bloqueadores neuromusculares no despolarizantes, un grado limitado de resistencia a la acción de NORCURON® puede aparecer en pacientes con insuficiencia renal. Una prolongación ligera clínicamente no relevante, del tiempo de comienzo de acción y del tiempo de recuperación, puede presentarse, cuando se administra NORCU­RON® a pacientes con insuficiencia renal. Tiempo de circulación prolongado: Condiciones asociadas a un tiempo de circulación prolongado, como enfermedades cardiovasculares, edad avanzada o estados edematosos, que producen un aumento del volumen de distribución, pueden contribuir a un alargamiento del tiempo de comienzo de acción del bloqueo neuromuscular. Enfermedad neuromuscular: Al igual que otros agentes bloqueadores neuromusculares, NORCURON® debe utilizarse con extrema precaución en pacientes con enfermedad neuromuscular o después de una poliomielitis, dado que la respuesta a los agentes de bloqueo neuromuscular, puede estar considerablemente alterada en dichos pacientes. La magnitud y dirección de esta alteración pueden variar ampliamente. En pacientes con miastenia gravis o síndrome miasténico (Eaton-Lambert), pequeñas dosis de NORCURON® pueden presentar efectos intensos, por lo cual NORCURON® debe ser dosificado de acuerdo a la respuesta. Hipotermia: En operaciones bajo hipotermia, el efecto bloqueador neuromuscular de NORCURON® se prolonga. Situaciones en las que los efectos de NORCURON® pueden aumentar: Hipopotasemia (por ejemplo, vómitos severos, diarrea y tratamiento con diuréticos), hipermagnesemia, hipocalcemia (después de transfusiones masivas), hipoproteinemia, deshidratación, acidosis, hipercapnia, caquexia. Los trastornos electrolíticos severos, las alteraciones del pH sanguíneo o la deshidratación, deben por tanto, ser corregidas siempre que sea posible.

CONTRAINDICACIONES
Reacciones anafilácticas precedentes con relación al vecuronio o al ion bromuro.

PRECAUCIONES GENERALES
Al igual que con otros agentes bloqueadores neuromusculares, NORCURON® sólo debe ser administrado por o bajo la supervisión de médicos expertos, familiarizados con la acción y el uso de estos medicamentos. Dado que NORCURON® produce relajación de la musculatura respiratoria, la ventilación mecánica es necesaria en los pacientes tratados con este fármaco, hasta que se restaure la respiración espontánea. Se han descrito reacciones anafilácticas de los agentes bloqueadores neuromusculares en general. Aun cuando éstas muy raramente se han observado con NORCURON®, las precauciones necesarias deberán ser siempre tomadas, para tratar dichas reacciones, en caso de que pudieran presentarse. Dado que NORCURON® no presenta efectos cardiovasculares en el margen de dosis clínicas, tampoco atenuará la bradicardia que pueda aparecer tras el empleo de algunos tipos de anestésicos y opiáceos, o la producida por reflejos vagales durante la intervención quirúrgica. Por tanto, replantearse el empleo y/o dosificación de fármacos vagolíticos, como la atropina, en la premedicación o en la inducción de la anestesia pueden tener su valor, en intervenciones quirúrgicas en las que sea más probable la aparición de dichas reacciones vagales (por ejemplo, intervenciones quirúrgicas en las que se utilicen anestésicos con efectos estimulantes vagales conocidos, cirugía oftálmica, abdominal o anorrectal, etc.). Al igual que con otros relajantes musculares, se ha descrito bloqueo neuro­muscular prolongado en pacientes gravemente enfermos en las unidades de cuidados intensivos después de la utilización de NORCURON® en periodos largos. Es esencial que los pacientes durante el bloqueo neuromuscular continuo reciban una analgesia y sedación adecuadas, y que la transmisión neuromuscular se monitorice durante toda la intervención quirúrgica; además, los relajantes musculares deben administrarse en dosis cuidadosamente ajustadas, que deben ser suficientes para el mantenimiento del bloqueo completo por o bajo la supervisión de médicos expertos, familiarizados con las acciones del producto y las técnicas del control neuromuscular adecuadas. Como sucede con muchos otros fármacos, se ha documentado la incompatibilidad de NORCURON® cuando se mezcla con tiopental o con soluciones que lo contengan. Efectos sobre la capacidad de conducir y de utilizar máquinas: No se recomienda el manipular maquinaria potencialmente peligrosa o conducir durante las 24 horas siguientes a la recuperación completa de la acción bloqueadora neuromuscular de NORCURON®.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA
No hay datos suficientes, sobre el empleo de NORCURON® durante el embarazo animal o humano, que permitan determinar un potencial efecto nocivo para el feto. NORCURON® solamente debe administrarse a una mujer embarazada cuando el médico que la atiende, decida que los beneficios superan a los riesgos. Se desconoce si el bromuro de vecuronio se excreta en la leche materna. Operación cesárea: Estudios realizados con NORCU­RON®, administrado en dosis hasta 0.1 mg/kg, han demostrado la seguridad de su empleo en la operación cesárea. NORCURON® no afecta la valoración de Apgar, el tono muscular fetal, ni la adaptación cardiorrespiratoria. Las determinaciones en sangre de cordón umbilical, han manifestado, que sólo existe transferencia placentaria muy pequeña de NORCURON®, que no ha conducido a observar efecto clínico adverso alguno en el recién nacido. La reversión del bloqueo neuromuscular inducido por NORCURON®, puede resultar insatisfactorio en pacientes que reciban sulfato de magnesio, para el tratamiento de una toxemia del embarazo, debido a que las sales de magnesio intensifican el bloqueo neuromuscular. Por tanto, en pacientes embarazadas tratadas con sulfato de magnesio, las dosis de NORCURON® deben reducirse y ajustarse cuidadosamente a la respuesta neuromuscular.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS
Reacciones anafilácticas: En términos generales, se han reportado reacciones anafilácticas por agentes bloqueadores neuromusculares. Aun cuando dichas reacciones, muy raramente se han observado con NORCURON®, siempre deberán tomarse las precauciones necesarias para poder actuar en caso de que éstas pudieran aparecer. Especial precaución deberá tomarse en aquellos pacientes, que hayan presentado anteriormente reacciones anafilácticas a agentes bloqueadores neuromusculares, ya que reacciones alérgicas cruzadas entre agentes bloqueadores neuromusculares han sido descritas. Liberación de histamina y reacciones histaminoi­des: Dado que se sabe que los fármacos bloqueadores neuromusculares, son conocidos de poder inducir la liberación de histamina, tanto a nivel local como sistémico, siempre deberá tenerse presente la posibilidad de que aparezcan reacciones pruriginosas o eritematosas en el lugar de la inyección y/o reacciones histaminoides (anafilac­toides) generalizadas, como broncospasmo y alteraciones cardiovasculares, cuando se administren estos medicamentos. Estudios experimentales con inyección intradérmica de NORCURON®, han demostrado que este fármaco sólo presenta una capacidad débil para inducir liberación local de histamina. Estudios controlados en humanos, no han conseguido demostrar una elevación significativa de los niveles plasmáticos de histamina, tras la administración intravenosa de NORCURON®. Hasta el momento, casos de este tipo, raramente han sido observados a lo largo de la extensa utilización que presenta NORCURON®.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO
Los siguientes fármacos han mostrado su influencia en la magnitud y/o duración de acción de los agentes bloqueadores neuromusculares no despolarizantes: Efecto aumentado: • Anestésicos: Halotano, éter, enflurano, isoflurano, metoxiflurano, ciclopropano. Altas dosis de: tiopental, metohexitona, ketamina, fen­tanilo, gammahidroxibutirato, propofol, etomidato.­ • Otros agentes bloqueadores neuromusculares no despolarizantes. • Administración previa de succinilcolina. • Otros fármacos: Antibióticos: aminoglucósidos y polipéptidos, acila­minopenicilinas, altas dosis de metronidazol. Diuréticos, bloqueadores betaadrenérgicos, tiamina, inhibidores de la MAO, quinidina, protamina, bloqueadores alfa-adrenérgicos, sales de magnesio. Efecto disminuido: – Neostigmina, edrofonio, piridostigmina, derivados ami­nopiridínicos. – Administración previa y prolongada de corticosteroides, fenitoína o carbamazepina. – Noradrenalina, azatioprina (solamente efecto transitorio y limitado), teofilina, cloruro cálcico. Efecto variable: Los relajantes musculares despolarizantes, como por ejemplo la succinilcolina, administrados después de NORCURON® pueden potenciar o atenuar el efecto bloqueador neuromuscular de NORCURON®.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO
No existe información disponible.

PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD
No se tiene información disponible si el vecuronio tiene potencial carcinogénico o efecto sobre la fertilidad.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN
Al igual que con los demás agentes bloqueadores neuromusculares, las dosis de NORCURON® deben individualizarse para cada paciente. Para definir la dosificación deben tenerse en cuenta: método anestésico a utilizar, duración prevista del acto quirúrgico, la posible interacción con otros medicamentos administrados antes de la anestesia o durante la misma, y el estado del paciente. Se recomienda el empleo de un estimulador de nervios periféricos para monitorizar el bloqueo neuromuscular y su recuperación. Las dosificaciones indicadas a continuación, pueden servir de pauta general de los requerimientos de NORCU­RON® para dosis en bolo intravenoso inicial y de mantenimiento, con el fin de asegurar una relajación muscular adecuada, durante intervenciones quirúrgicas de corta, media o larga duración, bajo anestesia equilibrada, con y sin el empleo de NORCURON® para facilitar la intubación endotraqueal. Adultos y niños: Dosis de intubación: 0.08-0.10 mg de bromuro de vecuronio por kg de peso corporal. Dosis de mantenimiento: 0.02-0.03 mg de bromuro de vecuronio por kg de peso corporal. Estas dosis de mantenimiento deben administrarse preferentemente cuando la transmisión neuromuscular se haya recuperado un 25%. Observaciones: • En pacientes obesos, estas dosis deben reducirse en relación al peso corporal magro. • Dado que los anestésicos de inhalación potencian la acción de NORCURON®, las dosis de NORCURON®, en general, deben reducirse en intervenciones quirúrgicas, donde se utilicen estos anestésicos. • En caso de haber alguna razón para elegir dosis mayores en determinados pacientes, se indica haber utilizado dosis iniciales entre 0.15-0.30 miligramos de bromuro de vecuronio por kg de peso corporal, durante cirugía, tanto bajo anestesia con halotano como neuro­leptoanestesia, sin efectos cardiovasculares adversos, siempre y cuando se hubiera mantenido adecuadamente la ventilación. El empleo de estas dosis elevadas de NORCURON® farmacodinámicamente disminuye el tiempo de comienzo de acción y aumenta la duración de acción. • En la operación cesárea y en intervención quirúrgica neonatal, la dosis no debe exceder de 0.1 mg/kg. Recién nacidos y lactantes hasta 1 año de edad: Debido a las posibles variaciones de sensibilidad en la unión neuromuscular, especialmente en recién nacidos (hasta 4 semanas) y probablemente en lactantes (hasta 4 meses de edad), se recomienda utilizar una dosis inicial de prueba de 0.01-0.02 miligramos de bromuro de vecuronio por kg de peso corporal, seguida de dosis de incremento hasta alcanzar un bloqueo del 90 al 95% de la transmisión neuromuscular. Los requerimientos de dosis en infantes de 5 meses a 1 año de edad, son los mismos que en adultos. Sin embargo, dado que el comienzo de acción con NORCURON® en estos pacientes es considerablemente más corto que en adultos y niños, el uso de dosis de intubación altas, generalmente no es necesario para conseguir con rapidez las buenas condiciones de intubación. Debido a que la duración de acción y el tiempo de recuperación con NORCURON® son más largos en recién nacidos y lactantes, que en niños y adultos, las dosis de mantenimiento se requieren con menor frecuencia. Administración de NORCURON® por infusión continua: Si se administra NORCURON® por infusión conti­nua se recomienda administrar primero una dosis en bolo (DE90 ó 2xDE90) y, cuando la transmisión neuromuscular comience a recuperarse, iniciar la administración de NORCURON® por infusión. El índice de infusión debe ajustarse hasta mantener una respuesta del 10% de la transmisión neuromuscular. En adultos, el índice de infusión, necesario para mantener el bloqueo neuromuscular a este nivel, se sitúa entre 0.05 a 0.08 miligramos de bromuro de vecuronio por kg por hora. La monitorización constante del bloqueo neuromuscular es esencial, dado que el índice de infusión requerido, variará de un paciente a otro y según el método de anestesia empleado. Vía de administración: Después de la reconstitución, NORCURON® debe administrarse por vía intravenosa.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL
En caso de sobredosificación y bloqueo neuromuscular prolongado, el paciente debe permanecer bajo ventilación mecánica debiendo administrársele un inhibidor de la colinesterasa a dosis adecuadas, como antídoto (por ejemplo, neostigmina, piridostigmina o edrofonio). Cuando la administración de un agente inhibidor de la colines­terasa deja de revertir los efectos neuromusculares de NORCURON®, debe continuarse la ventilación hasta que se restaure la respiración espontánea. La dosificación repetida de un inhibidor de la colinesterasa puede ser peligrosa.

PRESENTACIONES
Caja con 50 ampolletas con 4 mg y 50 ampolletas con diluyente.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO
Consérvese a temperatura ambiente a no más de 25°C. Protéjase de la luz.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN
Este producto es de alto riesgo, sólo deberá ser administrado por un anestesiólogo. Para evitar su confusión, la ampolleta lleva impresas tres bandas y los textos en color rojo. Verificar antes de usar cada ampolleta que corresponda al medicamento que se desea administrar. No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. ORGANON MEXICANA, S. A. de C.V. Reg. Núm. 190M84, S. S. A. IV FEAR-303675/RM2001